Concluyó la XVI edición de Arte en La Rampa: un hecho cultural de éxito

Martha Ivis Sánchez Ortiz • La Habana, Cuba
Miércoles, 16 de Septiembre y 2015 (12:20 pm)

Este domingo concluyó la XVI edición de la Feria de la Cultura Cubana Arte en La Rampa que, promovida por el Fondo Cubano de Bienes Culturales y la Asociación Hermanos Saíz, de conjunto con otras instituciones del sistema de la cultura, constituyó una de las opciones más disfrutadas por el público asistente al Pabellón Cuba en este verano.

El acierto mayor de Arte en La Rampa ─en tanto punto de confluencia para el arte y el entretenimiento─ fue proponer para este 2015 un variado programa cultural que incluyó a todas las manifestaciones artísticas sin desatender el rigor estético.

Los espacios habituales acogieron a personalidades de una trayectoria impoluta dentro de nuestra intelectualidad ─Encuentro con… y su anfitriona Magda Resik recibieron a Eduardo Heras León, Natalia Bolívar, Leo Brouwer, por solo citar algunos nombres.

Los jueves en la tarde Rita Rosa presentó a jóvenes talentos del jazz, en su mayoría ganadores de prestigiosos concursos internacionales, en un fructífero intento por promover este género musical. Por La Pérgola transitaron con éxito el saxofonista Emir Santacruz, Ruy López-Nussa y la Academia ─proyecto didáctico en su esencia ─ Cucurucho y Mayra Caridad Valdés, entre otros talentosos músicos.

Los jueves de la Danza, espacio que se insertó como una nueva opción este año, se vistió de gala con la presencia de agrupaciones excepcionales como la Compañía de Danzas Tradicionales de Cuba JJ, DanzAbierta ─pionera dentro del llamado arte de vanguardia del género─ y la Compañía Rosario Cárdenas, liderada por la Premio Nacional de Danza 2013. La combinación de estéticas y ritmos, permitió al público acceder a un fenómeno cultural de calidad, más allá de los predios de los escenarios habituales.

Mención aparte merecen dos acontecimientos que trascendieron por su significación para la cultura cubana: el primero, el aniversario 45 de la creación del personaje Elpidio Valdés, por el Premio Nacional de Cine Juan Padrón. Una consecución de actividades homenajeó a este singular mambí: la inauguración de la exposición En campaña de verano y la proyección, en colaboración con los Estudios de Animación del ICAIC, del animado Elpidio Valdés ordena Misión Especial ─sumado a toda una línea de productos, promovida por el FCBC, que utiliza el imaginario de Padrón y que se comercializó con muy buena aceptación─ fueron las acciones más representativas.

Por otra parte el homenaje, el 14 de agosto en el Salón de Mayo, al Premio Nacional de Literatura Antón Arrufat con motivo de su aniversario 80, constituyó un verdadero acontecimiento cultural en tanto confluyeron escritores, dramaturgos, ensayistas, críticos literarios, editores… amigos todos del excepcional intelectual para festejar la vida de uno de nuestros artistas más completos.

Sin embargo, Arte en La Rampa también es un lugar para que el público se acerque a lo más destacado de nuestra artesanía. Y, sin duda, este fue ─como ya es habitual─ otro de los éxitos de esta Feria. Con un diseño espacial renovado, al cierre de Arte en La Rampa exponían 85 stands individuales y 13 institucionales. Las líneas de productos de mayor impacto fueron el calzado, textil, orfebrería y cerámica.

La comercializadora ARTEX también tuvo un cierre exitoso a la vez que ofreció productos altamente demandados: los materiales escolares y las reproducciones artísticas fueron de las alternativas mejor recibidas.

El último fin de semana de la Feria ─que a partir del 3 de septiembre y hasta el 13 se integró a las actividades de la segunda edición de Habanarte─ estuvo signado por sendos conciertos que, más allá de las diferencias en cuanto a género y proyección, lograron una afluencia de público excepcional. Por un lado, el compositor y trovador Raúl Torres, autor de temas distintivos dentro de la cancionística contemporánea de la Isla; por otro, Raúl Paz, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO que, con sus interpretaciones logra una peculiar simbiosis entre tradición y modernidad.

Este domingo, ya habían traspasado las puertas del Pabellón Cuba más de 250 000 personas, lo cual habla de la legitimad de esta Feria como un hecho cultural indiscutible. Mucho queda aún por lograr; pero con cada edición esta popular opción mejora su propuesta.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato