Ciencia de las mujeres: tradición y modernidad en las tejedoras bolivianas

Narmys Cándano García • La Habana, Cuba
Fotos de Internet
Sábado, 19 de Septiembre y 2015 (2:25 pm)

Elvira Espejo es una defensora incansable de los valores históricos y patrimoniales que encierra el arte de tejer en las comunidades indígenas que pueblan Los Andes.

Imagen: La Jiribilla

La artista boliviana ha publicado tres libros con los resultados de sus estudios, estos son los dos primeros.
 

También tejedora, artista, narradora de la tradición oral de su país, esta investigadora llegó a Cuba por primera vez con el fin de ofrecer una visión diferente a la vez que profunda, de la historia muestran los libros y museos.

Durante una conferencia ofrecida en Casa de las Américas, confesó su emoción al conocer Cuba finalmente, y agradeció a la institución por el apoyo.

Elvira contó a grandes rasgos la esencia de un abarcador trabajo -que le ha tomado más de 15 años-  que busca rescatar las más antiguar técnicas empleadas por las mujeres tejedoras, y al mismo tiempo vincularlas a los avances tecnológicos que pueden ofrecer a ese arte mayores posibilidades de éxito.

“Se trata de una transmisión de conocimientos”, afirmó, pues solo con un intercambio directo con los pobladores de cada comunidad en su lengua originaria –aymara y quechua- pudo redescubrir y entender el verdadero valor y la historia que se esconde detrás de las colecciones de museos y de las investigaciones academicistas que, afirmó, pecan de superficiales y hablan solo de significados o íconos, cuando “el textil tiene ciencia, lenguaje, técnica, es una obra estrella”.

La actual directora del Museo de Etnografía y Folklore de La Paz, aprendió de las tejedoras con las que interactuó el verdadero significado de cada instrumento de trabajo, las mejores formas de teñir las telas con recursos naturales, lo que le sirvió para ofrecerles nuevas herramientas para realzar el valor de sus materias primas, y rescatar la trascendencia cultural que tiene el tejido en la región.
Mostró la importancia de crear redes de comunicación, llamados infotambos, integrados por ferias, sistemas comunicativos y otras vías de transmisión de conocimientos y saberes milenarios.

Con su labor, Elvira Espejo ayudó a mejorar el proceso de crianza de los camélidos –animales de los que se saca la lana para hacer el hilo de tejer, por ejemplo, las llamas-; introdujo nuevas técnicas para esquilar y cuidar las especies desde la alimentación hasta los cuidados de salud más actuales.

Desentrañó, además, los misterios de los tintes naturales, origen de los colores identificativos de la región, y que no necesitan tonalidades importadas para resaltar. De su experiencia en diversas regiones del mundo, como Egipto, rescató las técnicas para fijar y manejar las tonalidades en los tejidos, que según explicó, dependen de diversos factores como la temperatura del agua donde se moja la tela, el origen de esa agua, los tipos de mordiente, herramientas que ayudan a abrir la fibra para fijar el color.

Contó la destacada investigadora indígena que asumir la dirección del Museo de Etnografía y Folklore de La Paz representó un gran reto que, al principio fue criticado duramente por los medios y especialistas, por el hecho de ser descendiente de un pueblo originario y por no tener un alto grado académico.

Pero más allá de los prejuicios se empeñó en llevar adelante un proyecto basado en la transdisciplinariedad que permitiera mostrar los objetos y todo el proceso de creación que llevan implícito. De esa forma, se encargó de reunir en charlas y eventos la teoría y la práctica: con la ayuda te etnólogos, historiadores, y por primera vez en la historia del museo, biólogos y tecnólogos.

De ahí que las actuales exhibiciones de la institución integren imagen, audio y video, y también vitrinas que muestran el frente y el reverso de los tejidos para que se pueda conocer su estructura y la complejidad que encierra cada pieza. 

En su afán por enseñar, la artista boliviana ha publicado tres libros con los resultados de sus estudios cuyas protagonistas son las propias tejedoras, las dueñas de esa rica tradición, arte al que Elvira Espejo se ha empeñado con éxito en devolver su antaño esplendor.
 

Comentarios

La foto de Elvira Espejo en este articulo fue tomada por Laverne Waddington y es parte de un articulo escrito por ella en su blog:https://backstrapweaving.wordpress.com/2012/12/07/backstrap-weaving-encuentro-de-tejedores-de-las-americas-part-three-and-more/

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato