Juan Ruiz apuesta por sus leyendas afrocubanas

Aylín Martín Pastrana • La Habana, Cuba
Lunes, 28 de Septiembre y 2015 (10:16 am)

“La cultura afrocubana es un arsenal de antigua sabiduría anclado en la memoria privilegiada de nuestros ancestros, los esclavos africanos y sus descendientes. El aporte de los africanos está anclado en la cultura e identidad de nuestra nación”, afirma el director de animación, Juan Ruiz, quien luego de varios años de acariciar el sueño de hacer un animado con esta temática, finalmente vio su anhelo materializado en Leyendas afrocubanas, serie de diez capítulos producida en los Estudios de Animación del ICAIC.

Imagen: La Jiribilla

Diseño escenográficos de la serie. Foto: Cibercuba
 

Si bien el material está hecho para niños, lo puede ver todo tipo de públicos. No obstante, el realizador aclaró a Cubacine que en un inicio lo ideó para adultos. “Pero los Estudios tiene un público muy definido, los pequeños. Es por ello que rediseñamos la serie, sobre todo los temas a abordar, ya que esta es una religión que guarda relación con la muerte y otros temas más complicados para enseñar a un niño. Cada capítulo tiene una enseñanza. Nuestro objetivo es resaltar los valores humanos”.

Inicialmente el creador de la serie quería titularla Leyendas yorubas, pero la asesora del proyecto, Natalia Bolívar, le recomendó que lo cambiara por Leyendas afrocubanas, porque así abarca todo el panteón religioso.

“Es un honor para mí que Natalia y su hija Natacha se hayan involucrado en el proyecto. Ellas están muy entusiasmadas con la serie, tanto es así que en la presentación del libro de Natalia, Los orishas en Cuba, se proyectaron dos capítulos y el público respondió muy bien”, comentó Ruiz, quien se incorporó a los Estudios en 1994, incitado por su colega, Juan Padrón.

Hasta el momento, la productora audiovisual ha culminado diez capítulos de cinco minutos cada uno, lo que constituye una especie de primera temporada de la saga. “Creo que cinco minutos es un tiempo ideal para la televisión, porque los materiales más largos son muy complicados de colocar en la parrilla de programación”, explicó Ruiz, que comenzó su vida artística en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). “Además, las historias que pretendemos contar son muy cortas, son pinceladas”, apuntó.

Ruiz no es practicante de ninguna religión, aunque sí segura que cree a su manera, “como casi todos los cubanos. Esta serie tiene algo mágico, que engancha a todos los que participan en ella, sean creyentes o no. Hemos creado un equipo de trabajo muy bueno. Los muchachos jóvenes que se han sumado al trabajo se han enamorado del proyecto”.  

El director tiene concebida una nueva temporada de la serie, donde abordará figuras femeninas de las distintas expresiones afrocubanas. “Natacha del Río me comentó que en los capítulos que tenemos hechos no hay ninguna deidad femenina, y tiene toda la razón. Eso me hizo pensar en abordar las historias de Ochún, Yemayá, Oyá…”

No obstante, según adelantó el realizador a nuestro Portal, esto será en un futuro, cuando la primera temporada llegue al público a través de los DVD que comercializará la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) y las emisiones por la televisión nacional en sus distintos espacios.

La atractiva visualidad de Leyendas afrocubanas será un gancho para el gran público. La gracia de este animado se debe a un grupo de jóvenes a los cuales Ruiz dejó volar la imaginación. Los resultados son una estética muy fresca. “El trabajo de Jorge Pentón, el director de arte, ha sido hecho un trabajo maravilloso. Igualmente, Luis Martínez, quien realizó el diseño escenográfico, aportó mucho al material. Con respecto a estas dos especialidades estoy muy satisfecho, porque Pentón y Martínez supieron imbricar sus trabajos de manera tal que parecen hechos por una misma persona. En el género animado esto es muy difícil de lograr”.

Según el realizador, todo el concepto de arte que manejaron en la serie respeta los colores representativos de cada deidad, de manera tal que los creyentes no vean irrespetados a sus santos, y los desconocedores aprendan sobre esta expresión cultural.Leyendas afrocubanas constituye la primera vez que los Estudios de Animación del ICAIC asumen un proyecto que aborda la cultura afrocubana de una manera tan exhaustiva.

Un aspecto poco comentado en la animación es el montaje de las voces, proceso en el cual los actores y actrices ponen su talento en función del material. En este sentido, Ruiz alega que prefiere “tener pocos actores, pero que sean capaces de realizar las voces de varios personajes. Para los ellos es muy complicado, porque en la ficción interpretan a un personaje que está dentro de su cuerpo, pero en el animado no es así: deben ponerle voz y personalidad a un personaje que no están mirando. Es un desdoble mucho mayor, ya que no tienen ningún apoyo visual. Específicamente en Leyendas afrocubanas tuve la inmensa ayuda del guionista de la serie, Jesus Martín, quien tiene mucho talento dirigiendo actores”.

“Yo apuesto por esta serie porque el cubano es un ser muy creyente; y el que no, al menos se interesa por saber. Este no es un animado que invite a practicar la religión, pero sí a conocerla, como parte de nuestra cultura. Si los niños y las niñas estudian la Historia de Grecia y Roma, por qué no van a estudiar la de nuestros ancestros”.

Tomado de Cubacine

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato