Danza caprichosa

Marilyn Garbey • La Habana, Cuba

Casi siempre, alrededor del 25 de septiembre, Danza Contemporánea de Cuba sube a escena. La fecha fundacional de la compañía es ocasión para presentar nuevas propuestas capaces de atraer a un público deseoso de saber cuáles son los caminos trazados por la tropa que conduce el profesor  Miguel Iglesias.

Esta vez el programa fue extenso, espejo que refleja la intensidad del trabajo diario y las dificultades que acechan a quienes se empeñan en hacer de la danza un pretexto para dialogar con sus contemporáneos.Nombres como AngelsMargarit y Annabel López-Ochoa comparten cartel con los cubanos Georges Céspedes y Julio César Iglesias, en franca interacción entre la técnica cubana de danza y tendencias que ahora mismo planean en el mundo.

Hoy, cuando celebramos 57 años del gesto fundador de Ramiro Guerra, valdría la pena recordar que desde los primeros momentos de la compañía fluyó el intercambio entre las expresiones danzarias de los cubanos y lo que sucedía en el resto del mundo porque la danza cubana, en consonancia con nuestro espíritu, está abierta a la contaminación inteligente y creativa.

 

Otros caprichos</