Revista Zunzún: 35 años de dulce premio

Mayra García Cardentey • La Habana, Cuba

Escribir para el público infantil pareciera, a simple vista, tarea fácil. El error en la subestimación lo comenten muchos: periodistas, diseñadores, comunicadores. Se considera al niño o la niña como un lector dócil, homogéneo, ávido de facilismos lingüísticos y ñoñerías efusivas.

Imagen: La Jiribilla

Para quienes así piensen, Adela Moro, directora de la revista Zunzún lanza el reto: “intenten cautivar desde el título, tener la magia de embellecer textos útiles y, después, acompañar las palabras con atractivas ilustraciones que las complementen y enriquezcan”. Así es, no es nada simple. Créanlo. Resultan necesarios técnica literaria, vocación periodística, mucha paciencia y excesivo amor: una filosofía que desecha cualquier toma y daca oportunista, y se entroniza como una prueba de infinita entrega.

Al menos así lo defiende el colectivo de esta revista, que con 35 años de experiencia se sitúa como la principal publicación dedicada a niños y niñas en la Isla.

Emprender el vuelo

Perteneciente a la Casa Editora Abril, Zunzún desplegó alas el 10 de octubre de 1980, como una revista consagrada a infantes de la enseñanza primaria.

“Fue un sueño. Cuando surgió no había imprenta ni papel. El proyecto lo presentó la Organización de Pioneros, pero nadie podía ayudarnos; todos pensaban que ya existía la revista Pionero y era una locura que saliera otra para los más pequeños. La iniciativa llegó a la dirección del país, a manos de Fidel. Fue él quien aprobó la salida de la publicación”, recordó,Jorge Oliver, destacado historietista y uno de los principales artífices, en su aniversario 30 .

Desde entonces el sueño creció, maduró. Secciones para curiosos, consejos sabios de Doña Lechu, las anécdotas del Capitán Plin y los atractivos cuentos infantiles, han nutrido durante estos años las páginas de los más de 150 mil ejemplares que se imprimen de la propuesta editorial.

Una docena de creadores entre periodistas, diseñadores, ilustradores, realizadores, historietistas, entre otros, hacen posible esta entrega mensual de carácter enciclopédico, como bien la define su directora, Moro. “Muchos de los temas que tratamos son los propios niños quienes los sugieren, otros nacen de los asuntos que nos revela la realidad de nuestro país y del mundo. La visión general y plural que pretende mantener Zunzún y el propósito de contribuir a formar un individuo culto, virtuoso y con capacidad de seleccionar lo que lo enriquezca y aporte, es un punto a nuestro favor”.

Imagen: La Jiribilla

El más difícil de los públicos

Rigor y amor, de esta forma los integrantes del colectivo editorial resumen las características necesarias para su labor. “No es fácil, como algunos piensan, insiste Moro. Hacer periodismo para niños y niñas, obliga a una investigación exhaustiva del asunto a tratar, adelantando las respuestas a las posibles interrogantes de un infante, por muy obvias que resulten para los adultos. Luego, preparar las páginas con un lenguaje claro, entremezclando diferentes géneros periodísticos y evitando el didactismo”.

Para sortear cualquier infantilismo excesivo, los zunzuneros defienden la premisa de lograr un trabajo lúdico donde los niños y las niñas aprendan jugando y jueguen aprendiendo. “Nos leen porque les hablamos con respeto, sin creerlos incapaces de comprender el mundo. Sin hacer concesiones, el lenguaje ha ido atemperándose a los nuevos tiempos”.

¿Cómo ser un buen zunzunero? Adelita y su tropa facilitan una identificación sencilla pero que a la vez reúne requisitos complejos e indispensables: “Si no amas la vida, si no tienes fe en el futuro, si no eres patriota, si no crees en el poder de la sonrisa infantil y en todo lo que puedes aportarles ¿qué podrías hacer en Zunzún?”.

¿Una revista infantil sin historietas?

Al menos en Zunzún eso sería imposible. Sería un sacrilegio pensar sin historietas a la revista donde Virgilio Martínez presentó su Cucho; donde Lillo introdujo las peripecias de su Matojo; o el espacio que Juan Padrón escogió para acampar con Elpidio Valdés. Sería como negar años de aventuras con el Capitan Plin de Jorge Oliver, con Roberto Alfonso y Yarí; también desconocería a la cosmopionera Yeyín bajo la pluma de Ernesto Padrón.

Zunzún, Doña Lechu, Compay Grillo, nacieron de las Historias del Palmar que desde la primera edición tejió la escritora y fundadora de la publicación Anisia Miranda. Todos nuestros personajes han surgido de una realidad común a los niños cubanos, defendiendo lo nuestro. Nacieron y crecieron ante nuestros ojos con aventuras que procuran acompañarnos en nuestro propio crecimiento como seres humanos. Al cabo de 35 años nadie puede imaginar a Zunzún sin historietas”, recalca Moro.

Es entonces que para continuar el legado historietístico reinan en sus espacios hoy nuevos personajes: Kukuy, el güije y el capitán Rascacio, de Ángel Velazco; y Claudia, Pelota, Ortografito de Sonmy Álvarez.

Pero la entrega va más allá y continúa vuelo en diversos soportes: papel, formato digital, animados, tarjetas, pancartas, hasta se convierte en tema de parques temáticos infantiles.

El legado de estos siete lustros muestra a una publicación con un amplio palmarés visual y un estilo único que la distinguen de las demás propuestas infantiles en la nación.

Adela Moro y su incansable pandilla hacen pues, de esta revista, su sueño y desvelo diario. “Trabajar para los niños de Cuba, y para otros que también nos leen en el mundo, es la prueba mayor y el más dulce de los premios porque los pequeños son el público más exigente, más sincero, cariñoso y desinteresado”.

 

 
Programa de actividades por el 35 aniversario
Un amplio cronograma de festejos tiene Zunzún por estos días, que incluye presentaciones de la revista en escuelas y hogares de niños sin amparo filial, así como diversas actividades culturales y publicaciones especiales. Para la ocasión se dispondrá en los Joven Club de Computación de la opción de descargar un compendio digital de los principales números y trabajos. De igual forma, durante el mes se exhibe en la Vitrina de Valonia una exposición de 35 portadas de la revista, a manera de cronología gráfica de estos años de trabajo. Una gran fiesta infantil cerrará las celebraciones este viernes 9 de octubre en la Plaza Vieja del Centro Histórico de la capital cubana.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato