Premio Noel Nicola para Daniel Viglietti

Un homenaje abrazado de memoria

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Imagen: La Jiribilla

Este 7 de octubre la Casa de las Américas se llenó de las palabras emocionadas de Daniel Viglietti, quien recibió en su primera edición el Premio Noel Nicola, instituido por el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música, en homenaje al fundador del Movimiento de la Nueva Trova cubana.

Es algo fuerte recibir este premio en Cuba, en esta isla revolucionaria que conocí en 1967, y recibirlo en este Casa que tantos uruguayos hemos sentido como nuestra, desde Mario Benedetti a Idea Vilariño, a Eduardo Galeano… eso ya es mucho; confesó Daniel.

Pero que ese premio venga abrazado a la memoria de Noel Nicola es algo que me emociona profundamente y me compromete. También me conmueve el trabajo organizativo de tanta gente, entre quienes quiero destacar a Vicente Feliú, el trabajo de Casa de las Américas, de María Elena Vinueza desde Música, y por supuesto del inseparable recuerdo y presencia aquí de Roberto Fernández Retamar, expresó a modo de agradecimiento.

Viglietti recordó que la amistad de Noel siempre la sintió sincera y marcada por una feliz manera de ternura. Conoció a su padre y también a su madre  Eva, violinista. Y opinó que el cantautor tuvo que buscar su propio camino porque tenía influencias de muchas fuentes musicales.

Sobre Nicola, aseguró igualmente que “se transformó en ese creador original, audaz en lo musical y en lo poético. Un creador de futuro sin olvido. Crítico, intenso en sus canciones de pasión amorosa y siempre sencillo, modesto, único pero múltiple, móvil, quizá definible como si uniéramos dos tipos de canciones suyas, Así, como soy y No soy el mismo. Noel era un trovador revolucionario en la idea, la vida y la obra.”

Expuso que con el impulso de Haydée Santamaría y Alfredo Guevara, Noel siempre unió a sus hermanos trovadores: Silvio, Pablo, Sara, al inolvidable e intensísimo Santiago Feliú, otro que tanto nos falta y a Vicente, a quien catalogó como “flechador de este acto de cariño que aquí nos reúne”.

Noel siempre estaba vinculado a lo colectivo, y con su humor tan propio, era un “hombre armado de pétalos como dientes”, diría gráficamente Silvio, citó Viglietti.

“Él merecería más premios que nadie, y este que lleva su nombre me hace sentir más que honrado al recibirlo y poder repartirlo entre tantos compañeros trovadores de los nuevos, donde sea -aunque naturalmente pienso más en los nuestroamericanos, y por cierto, en mi Uruguay”, concluyó.
 

Fuente: La Ventana

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato