Bautizado por el arcoiris

Joel Cano • La Habana, Cuba

Imagen: La Jiribilla

Lo salpicó al nacer la luz de un arcoiris
dejándolo manchado de color y sorpresas
y ese bautizo se transformó en promesas,
y lo sembró de sueños, de rosas, y de iris.

Sé que te arropa un ángel santiaguero
y con él compartes ficciones y secretos,
y la imaginación, y los mil recovecos
donde bailan los duendes y canta el manisero.

Vidas multicolores se escapan del sombrero
donde tu mente imagina el universo
para poblar el misterio de la escena,
esa que no prohíbe ni encadena.

Tu gesto es la destreza del sueño que se apura.
En tus  ojos sonríe la curiosa mirada
del que sabe arrancarle al barro su extraviada
condición de humanidad futura.

Y de tus manos la marioneta oscura
salta, y la luz le forja una existencia  
unida por los hilos al alma del artista.
Y al final del aplauso su milagro conquista.

Va para ti, Zen