Calero calaverero

Israel Domínguez • La Habana, Cuba

Para Zenén, en su cumpleaños.

Imagen: La Jiribilla

Velero Calero Calaverero
una vera calando cala,
que no es montículo gris
sino orilla iluminada.

Velero baja su vela,
Calero Calaverero cala
calando una hermosa vera
donde vaiviene una playa.

El señor Larús
que tanto sabe
no sabe nada.
Asombrado replica:
“¡Calero Calaverero!
¡Qué horror, qué miedo!”
Pero el señor Larús
que tanto sabe
no sabe que Calaverero
cala una vera.
Y vuelve a replicar:
“¡Ca-ra-be-le-ro!
¡Y no tengo miedo!”
Pero el señor Larús
que tanto sabe
no sabe que Calero
cala una vera.

(  )

Y calando hincha su vela
Velero Calaverero.
En cada puerto de seda
embarca un titiritero.

Y en cada orilla iluminada
donde vaiviene una playa
recoge el azul del