La Maga de los Cuentos

Reinaldo Álvarez Lemus • La Habana, Cuba

Todos afirmaban que La Maga de los Cuentos, como la llamaban, había escapado de la Isla de los Ventarrones, un sitio que nadie sabe dónde queda, y en el que el viento sopla a la vez desde los cuatro puntos cardinales.

Ella acostumbraba a aparecer debajo de los frondosos árboles, y los niños, por muy lejos que estuvieran, corrían a su encuentro. Entonces, con voz que parecía pedida a un ángel, comenzaba a narrar sus relatos. Al hacerlo, una lluvia de hojas secas iba cayendo a su alrededor.

Contaba historias mientras tejía su larga trenza. Al terminar, ¡pum...!, le crecían enormes alas y se iba donde otros niños la aguardaban.

Una tarde, sus alas quedaron atrapadas en una mata de mamoncillo y se quebraron. La pobre gritaba para que alguien viniera en su ayuda. Después de mucho rato, apareció una pareja de zunzunes y un chipojo al que, de tan viejo, le habían crecido barbas. Este, apoyando una de sus patas delanteras en un bastoncito de majagua azul, hizo cuanto pudo para liberar a la cuentera, pero fue en vano. Entonces, moviendo su larga cola, se marchó sin mirar atrás con sus acompañantes, quienes tampoco pudieron ayudar a la maga.

Los mayitos, tocororos, bijiritas, papagayos, arrieros, tomeguines y cotorras observaban sin saber qué hacer o decir, hasta que a alguien se le ocurrió enviar un recado al abuelo del monte con Soñadora, una paloma que siempre estaba en las nubes, pero eso tampoco dio resultado; al parecer, Soñadora encontró un palomo aventurero y terminó yéndose tras él; ella era algo salida del plato, mejor dicho, del nido; da igual. Lo cierto es que nunca más se supo de la mensajera.

Así pasaron 1, 2, 3 días.

Después, apareció una pareja de güijes jaraneros, pero tan pequeños, que cabían en una cáscara de mamoncillo. Al ver a la cuentera, treparon hasta lo alto del gajo,y, después de liberarla, la ayudaron a reparar sus alas mientras le contaban que había caído en una trampa de las que ellos acostumbraban a poner a los brujos y a los fantasmas que no dejaban de molestarlos.

Desde ese día, La Maga de los Cuentos siempre narra, además de muchas historias como la de la lechucita Vicaria y «Las cosas de la abuela», esta otra, pero, al terminar no olvida advertirles a todos que anden con cuatro ojos con los güijes, porque son tan traviesos y jaraneros, que ni pintados en los libros se están quietos.

 

Tomado de La maga de los sueños
Ficha: Reinaldo Álvarez Lemus. Nace en Pinar del Río, 1960. Poeta y narrador. Miembro de la UNEAC. Entre los libros publicados: Adivinaja, 1999; Carita Sucia, 2000; La Noche de los Papalotes, 2003; El sombrero de mi abuelo, 2005; Dos en un zapato, 2007; La maga de los cuentos, 2008; Pueblo sin gato, 2009. Ha recibido numerosos premios, entre ellos: La Edad de Oro, canción para niños, 1995; Pinos Nuevos, 1997; Ismaelillo, 2002; La Rosa Blanca, 2004; Romance de la niña mala, 2008, y el Reconocimiento a la Humildad Dora Alonso, 2010.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato