Artes Plásticas

De nuevas re-existencias

Yenny Hernández • La Habana, Cuba

Desde mediados del siglo XX las prácticas artísticas comenzaron a ser catalogadas como “el fenómeno de la desmaterialización de la obra de arte”, principalmente porque las piezas producidas comenzaban a desligarse de los tradicionales soportes artísticos. Más bien eran producciones conceptuales en las que la forma o el material pasaban a un plano secundario en la hechura de la obra. Tal desapego de lo tradicional incentivó el interés por un arte de accionar, puramente conceptual que requería de un espectador ya no contemplativo solamente, sino también de un receptor dispuesto a dialogar con signos y símbolos orientados desde una línea más intelectual.

Imagen: La Jiribilla

Actualmente contamos con numerosos artistas que se valen de este medio para volver sobre determinados imaginarios, conceptos, significados que son re-proyectados desde una perspectiva diferente, logrando una imbricación entre lo originario y las nuevas claves estéticas que le imprimen al objeto o concepto seleccionado para llevar a cabo tal proceso creativo.

La construcción textual de circunstancias, contextos y sucesos recogidos en los libros cual memoria descriptiva de las generaciones, a la vez que contribuye a mantener viva esas historias, también provoca un suspense, un misterio que nos impulsa a descubrir otras significaciones y jerarquizaciones a partir de la relectura de su función y significado.

De esta manera, tales narraciones —más allá de historias políticas, religiosas, culturales o sociales, y sin necesidad de referirme a rama alguna en específico— trascienden los cuerpos editoriales primigenios para ser desarrolladas como vastas composiciones artísticas mediadas por un modus operandi exigente a la vez que original.

Y es que, precisamente, tal despliegue es apreciable en la muestra The left sentence, en la Galería Rubén Martínez Villena de la Oficina del Historiador de la Ciudad, a manos de los jóvenes Iván Perera y Marlon Portales, con curaduría de Yudinela Ortega y Claudia Taboada.

Imagen: La Jiribilla

Los artistas se alejan de la representación objetual per se con el fin de crear todo un sistema de contenidos y contextos. The left sentence presenta una dimensión otra de lo estereotipado, de lo supuestamente invariable, de lo redundante. Es una apuesta por concebir una existencia distinta, original, iluminada con tintes sugestivos y provocadores. No en vano todas las piezas constituyen objetos de la re-existencia, como bien acentúan las curadoras.

No es necesario el ofrecimiento de una pista sobre un contexto determinado o un proceder único para el diálogo hermenéutico entre la pieza y su receptor. El anclaje es coyuntural, es personal y es ofrecido por cada interpretación, cada decodificación que se realice, lo cual mantiene a las obras en una actualización constante de su trascendencia —la original y la creada—, de los signos que la conforman.

Iván Perera y Marlon Portales no pretenden destruir, olvidar y mucho menos deformar los contenidos a intervenir. En este sentido, proponen diversas observaciones e interpretaciones cual materia prima susceptible a ser reciclada, metamorfoseada desde los predios artísticos.

A esta suerte de arte procesual a la vez que instalativo que predomina en The left sentence, le asiste el lauro de haber creado otros documentos. Es la concreción manifiesta, de comportamientos, inquietudes, aspiraciones…, narraciones todas diversas, pero ahora desde re-existencias verídicas y completamente posibles. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato