Las antimanipulaciones de La Jiribilla

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Hace unos días nos llegó a través de amigos preocupados un texto de Arturo Arango titulado, sin preámbulo, “Las manipulaciones de La Jiribilla”, y que al parecer solo se ha hecho público por medio del correo electrónico.

Como nos sentimos en el deber de rebatir las ideas aquí expuestas, y como nuestros lectores tienen el derecho de conocer el texto que las origina, hoy publicamos ambos.

El texto de “Las manipulaciones…”, que de acuerdo con el autor fueron tres, estuvo motivado, según deja en claro, por el reflejo que hizo nuestra revista del intercambio de ideas sobre el devenir del cine en nuestro país y el papel en este del ICAIC.

Este intercambio inició con un texto de Gustavo Arcos publicado originalmente en OnCuba, y que después albergó el blog de Juan Antonio García Borrero (cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com), y al que le siguió la inmediata respuesta de Manuel Iglesias. Otras firmas, como la de Juan Carlos Tabío, le dieron continuidad al debate virtual; pero La Jiribilla, en función de sus plenos derechos editoriales, decidió no replicar todo el contenido del blog de García Borrero, sino tomar los dos textos iniciales, y ofrecer uno propio.

La primera (anti)manipulación es que Arango interpreta el título “A propósito…el rey ha muerto”, como una alusión a la obra de Juan Carlos Cremata que conllevó a que el Consejo Nacional de Artes Escénicas ejerciera su derecho de velar por el respeto a los principios de la política cultural. Pero nada tiene que ver una cosa con la otra: el  mensaje es una cosa, y la decodificación que de él haga el receptor, es absoluta responsabilidad de su sistema simbólico de referencias.

La segunda (anti)manipulación parte, de acuerdo con Arturo, de la simplificación del contenido. Para él, dicho intercambio de opiniones tiene que ver exclusivamente con “legalizar las productoras independientes”, y no con el papel del ICAIC. Pareciera que cualquier otra interpretación que difiera de la suya es errada; no obstante, es el propio Arcos quien inicia su texto afirmando: “Muchos intelectuales vinculados al cine piensan que el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos ha sido desmantelado y aunque su acta de defunción no está firmada, todos sabemos que nada de lo que fue, es.”

La segunda (anti)manipulación es que se nos reproche “limitar la polémica a dos textos”. Pero a esto ya respondimos al transparentar el proceso de selección editorial de los trabajos publicados. ¿Se nos puede tildar de manipuladores cuando el texto de Arcos –del cual expresó García Borrero: “Podrá ser un texto incómodo, con el cual es legítimo estar de acuerdo a medias- fue íntegramente publicado en nuestra portada?

¿Es lícita una ofensa de ese tipo en un intercambio de opiniones, cualquiera que sea el tema que aborde?

Catalogarnos de “manipuladores profesionales” es una seria acusación que lamentamos mucho, ante todo por antiética e injusta, y en segundo lugar, por provenir de un escritor al que respetamos mucho, y que ha sido colaborador de nuestra publicación.

Antes de culminar esta reafirmación de nuestra integridad profesional que nos hemos visto obligados a hacer, llamamos la atención sobre un hecho: en un texto titulado sin cortapisas "Las manipulaciones de La Jiribilla", resulta extraño que las menciones de la revista terminen a mediados de la segunda página, y en las siguientes tres encontramos las opiniones del autor sobre lo escrito por el resto de los participantes en el intercambio. Quizás otro tipo de conciencias podrían hallar aquí una expresión de manipulación implícita; pero no, no seremos nosotros nunca quienes apelemos al descrédito o la ofensa para ganar en razón, y mucho menos, si se trata de uno de nuestros preciados y reconocidos colaboradores.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato