Conversación con Bianet Castellanos

“Es difícil olvidar y olvidarse
de quién es uno”

Thais Gárciga • La Habana, Cuba

Bianet Castellanos es investigadora en la Facultad de Estudios Americanos de la Universidad de Minnesota en EE.UU. Aterrizó en La Habana para participar junto a otras jóvenes académicas en el panel “Interrumpiendo el transnacionalismo: Localizando el feminismo de las latinas”, como parte del Tercer coloquio sobre latinos en EE.UU. que organizó Casa de las Américas.

Sus perfiles de investigación giran en torno a las migraciones indígenas, los latinos y chicanos en EE.UU., así como los temas de género y turismo asociados a dichas comunidades en ese país y México.

Imagen: La Jiribilla

En la capital cubana su ponencia versó sobre la situación de los mayas yucatecos en la ciudad de Los Ángeles, estado de California, lugar donde reside un gran número de inmigrantes mexicanos. En esa zona localizada a la vera del Océano Pacífico en el sudeste californiano, existe un movimiento de resistencia cultural por parte de este grupo étnico.

Aunque los propios mexicanos se avergüencen de sus paisanos, según relata no sin vergüenza, Bianet Castellanos. Ser indígenas en Los Ángeles no es algo de lo que se sientan orgullosos, los propios mexicanos los tratan mal, se burlan de los yucatecos por su acento, dicen que “son sencillos”.

Imagen: La Jiribilla

“La comunidad maya yucateca en Los Ángeles está formada por grupos que ahorran dinero para mandar a sus familiares y mejorar sus condiciones de vida en EE.UU. Dentro de esa gran comunidad hay varias colectividades que tienen sus líderes y asociaciones que los representan, hay algunas que ya tienen heredada su estructura porque la traen consigo desde diferentes regiones de México.

“Esas asociaciones organizan fiestas, eventos y se enfocan en sus costumbres. Arman proyectos para informar a la gente, coordinan programas educativos para enseñar y dar a conocer la cultura maya, demostrar que ellos son sencillos y cultos a la vez. Es también una manera de invertir en su cultura”.

Imagen: La Jiribilla

Para los migrantes mexicanos mayas la nación de origen es su esencia vital, tienen que regresar, preservar ese contacto para ellos es fundamental. Son muy dedicados a los ritos, devotos de la comida, de la vestimenta.

¿De qué manera influye el fenómeno del transnacionalismo en la preservación de la cultura maya?

Muchos yucatecos no provienen esencialmente de pueblos con tradición y una fuerte presencia de la herencia maya, algunos vienen de Mérida o de otras ciudades de México, porque sus padres migraron de un pueblo a la ciudad y no les enseñaron el idioma yucateco, por ejemplo. Existen muchos que no lo hablan muy bien, pero sus hijos tratan de aprenderlo. Para los que tienen papeles (documentados) es muy fácil ir y venir, es decir, viajar de México a EE.UU. y viceversa, por tanto el vínculo con su región nativa no se pierde, se alimenta continuamente. Esos migrantes son los que han podido mejorar la visión que se tiene de los indígenas en el imaginario de sus familias, de la que tienen en EE.UU..

Sus hijos tratan de aprender el dialecto, participar en las fiestas, mantener ese vínculo raigal. Para los migrantes mexicanos mayas la nación de origen es su esencia vital, tienen que regresar, preservar ese contacto para ellos es fundamental. Son muy dedicados a los ritos, devotos de la comida, de la vestimenta.

He observado que los mexicanos son fervientes defensores de su idiosincrasia, no así otros latinos, ¿a qué se debe esto?

Cuando las personas emigran sufren mucho. Una gran parte de los mayas yucatecos —y de los mexicanos en general— marchan y se establecen como indocumentados. Es muy difícil vivir en esa condición, realmente traumático. Mantener la relación con su pueblo nativo les llena de orgullo y les hace saber lo que valen. Trasladarse a la ciudad obedece a una necesidad económica en muchos casos, para ganar remesas y enviarlas a sus familias. Del mismo modo, como viven en comunidades todos se conocen, así que es difícil olvidar y olvidarse de quién es uno mismo.

Imagen: La Jiribilla

¿Qué acciones realizan desde la academia para registrar y documentar la herencia y cultura maya como patrimonio inmaterial?

En mi caso escribo sobre ellos. Me he asegurado de documentar en libros, por ejemplo, el turismo en Yucatán, el desarrollo urbano en las comunidades indígenas. Ahora estoy preparando un proyecto para analizar qué pasa cuando deciden radicarse en una ciudad y continúan defendiendo no solo sus costumbres sino su herencia indígena en una zona cosmopolita. Me interesa observar cómo sostienen ese orgullo en un contexto consumidor y neoliberal.

¿Cómo se perciben los mayas yucatecos dentro de la comunidad latina que vive en EE.UU.?

La comunidad latina sabe que tiene que entender y asimilar a los indígenas, porque son parte de los latinos, aunque prácticamente sean invisibilizados. Una cantidad significativa de los que van a trabajar en el campo en la Florida —digamos las maquilas— son indígenas. A la par, se están forjando lazos entre las comunidades de indígenas latinos y los native american (indígenas nativos norteamericanos) porque estos últimos los ven como parte de las comunidades originarias de América.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato