Fantasía, historia y realidad: teatralidades de Nuestra América

María Carla Gárciga • La Habana, Cuba
Lunes, 2 de Noviembre y 2015 (10:47 am)

Un Espacio para el Riesgo abrió la Casa de las Américas en el 16 Festival Internacional de Teatro de La Habana, buscando el diálogo directo entrepúblico y artistas latinoamericanos participantes. Gil René, de Puerto Rico, director de la puesta en escena Mundo cruel; el actor argentino Jorge Alberto Booth, intérprete del unipersonal Allende, la muerte de un presidente, y el joven peruano Roly Dávila, actor de la obra Los ladrones,expusieron la razón de ser de sus agrupaciones y los objetivos conceptuales y dramáticos de las propuestas que trajeron a las tablas cubanas.

Imagen: La Jiribilla

Gil René, director de la puesta en escena Mundo cruel.
 

La experimentación y el descubrimiento constante a través de la corporalidad caracterizan la estética de la agrupación peruana Teatro CUER2, que presenta en el festival la obra Los ladrones.

Con quince años sobre la escena como grupo independiente auto-gestionado, CUER2 crea sus propias piezas en un trabajo conjunto entre director y actores. Cada propuesta busca ser diferente a la anterior y las definen como “un rito de pasaje, un paso de reconquista que apunta a la incorporación del otro a través de un proceso dialéctico de tensiones y oposiciones para llegar al espectador”, valorando el proceso teatral por encima del producto final.

“Trabajamos con la desindividualización, la representación del otro”, explica Roly. “Exploramos la transformación de manera diferente en cada obra como abandono del cuerpo y separación de la propia persona para darle vida al otro. Los personajes no llegan a tenerindividualidad ni piscología: pueden ser ellos, el otro o todos a la vez. Siempre buscamos la colectividad, tan necesaria parahacer teatro, y creo que es importante recuperarla, porque vemos cierto aislamiento”.

La puesta en escena presenta dos ladrones que entran a robar a una casa y, a partir de ese momento, el espacio se transforma en una guarida de recuerdos y fantasmas confusos, cuyos portadores pueden ser los propios individuos, alguien más, o incluso la casa en la que se adentran. Según explica el actor, Los ladrones constituye el resultado de la búsqueda de un método para experimentar en la práctica el concepto de Chullachaki—ser mítico sin alma de la Amazonía peruana—, que llevó a explorar lo que ocurre cuando los actores abandonan su cuerpo.

“Nosotros creemos en el teatro como la gran alternativa a la soledad. La obra es un proceso que contiene varias versiones, ya vamos por la tercera, que es la que ha sufrido más cambios: aquí trabajamos con la corporalidad y gestualidad de los actores, pero también utilizamos un maniquí o marioneta, más elementos escenográficos, música compuesta y grabada para la obra, entre otros recursosque establecen diversas conexiones con el espectador”.

Por su parte, el actor argentino Jorge Booth, intérprete del unipersonal político Allende, la muerte de un presidente, ahondó en el estado actual del teatro argentino y el recorrido por diversas ciudades de la obra dedicada a las horas finales del mandatario chileno, estrenada en 2006 en New York.

“El teatro argentino es enorme, tenemos una gran cantidad de espectáculos y Buenos Aires es una de las ciudades en el mundo con más actividad teatral. También, a partir de 2003, con el gobierno de los Kirchner, la situación del país y la cultura han mejorado mucho. Néstor y Cristina han logrado quela juventud se interese por la política”.

Sobre los antecedentes de la obra, Booth refirió que su autor, Rodolfo Quebleen, entrevistó en 1972 a Salvador Allende y quedó impactado con su persona y sus convicciones. En 1973,cuando cae el presidente, se adentró en una investigación más profunda del personaje y escribió el monólogo que refleja los últimos momentos del mandatario en la Casa de la Moneda durante el golpe militar.

“Lo más importante de la obra es el texto. Allende habla de la situación política de Chile en ese momento, pero recuerda también sus amores, sus hijos, las traiciones que le hicieron. Yo me interesé por la historia y hablé con Rodolfo para llevarla a escena. La estrenamos en Buenos Aires en septiembre de 2013, cuando se cumplieron 40 años del golpe militar en Chile, bajo la dirección de Norberto Gonzalo. Tuvimos tres meses de funciones en el teatro La Máscara. Luego la hicimos en Chile, en Venezuela, en el interior de Argentina y ahora tenemos el enorme placer y honor de que nos invitaran al Festival de Teatro de La Habana”.

El dramaturgo Rodolfo Quebleen, quien también estuvo presente durante el intercambio, destacó: “Para mílo más significativo del texto es la denunciaa todos los mandatarios y presidentes del continente suramericano que cuando han llegado los momentos clave de defender su país y gobierno se largan con las maletas llenas de dinero. Allende, por el contrario, se mantuvo digno, defendió su posición como presidente y dio un ejemplo no solo a América Latina, sino también al mundo”.

Finalmente, la puesta en escena Mundo cruelconstituye una adaptación de la exitosa colección de cuentos de Luis Negrón, premiada con el Lambda LiteraryAward como el Mejor Libro Gay de 2014 en los Estados Unidose incluida en listas de los mejores libros del año por varias publicacionesnorteamericanas y puertorriqueñas.

La pieza teatral se centra en un mundo escondido en Santurce, Puerto Rico, habitado por seres marginados debido a su sexualidad, la pobreza y la migración. Con humor, ironía y dolor, los personajes narran su historia de forma desafiante y dando prueba de su experiencia en las calles.

Según su director e intérprete Gil René, escoger nueve cuentos del libro Mundo cruel para representarlos fue un gran reto. En ese sentido, se valió del performance, el monólogo tradicional, la improvisación y el teatro negro, con el propósito de lograr un montaje dinámico y darle conexión a cuentos inconexos cuyo único punto en común era la homosexualidad.

“La obra refleja comunidades LGTB marginadas tomando la ciudad como punto de partida. Son personajes cliché en nuestra sociedad puertorriqueña que demuestran que el mundo no es tan cruel como lo podemos ser quienes lo habitamos. Quería que el público antes deentrarestableciese el primer juicio, por tanto, uno de los personajes iba a estar en la calle prostituyéndose recibiendo a los espectadores. Ese es el detonante para que los espectadores empiecen a opinar y experimentar con la obra.

“La importancia de Mundo crueles que llamó a una población que no iba al teatro, porque la comunidad LGTB en Puerto Rico no lee, no conoce la obra. Somos dos actores que nos acercamos a la escena no solamente a representar un texto, sino también a buscar en las vivencias y experiencias del grupo.Es necesario seguir perfeccionando este trabajo, porque pienso que Mundo cruelseguirá vivo mientras continúen lascrueldades en el mundo”.

Tres historias, tres naciones y tres perspectivas nos llegan desde Nuestra América para recordarnos desde el pasado, mirarnos desde el presente y pensarnos desde el futuro. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato