Fundación Caguayo: 20 años a favor de la cultura cubana

Narmys Cándano García • La Habana, Cuba
Fotos de Internet
Viernes, 13 de Noviembre y 2015 (7:37 am)

Como una contribución a la preservación de la identidad nacional y a la promoción de la cultura se puede definir a la Fundación Caguayo, que cumple sus 20 años de creada convertida en una institución para las artes visuales cubanas.

Para celebrar dos décadas de intenso trabajo de una de las organizaciones culturales más significativas de Santiago de Cuba, se realizó un coloquio en la Casa del ALBA, donde a modo de homenaje, se revivieron los días fundacionales en los que Armando Hart, entonces Ministro de Cultura, el artista plástico Alberto Lescay —actual director de la fundación—, y otras personalidades hicieron el compromiso de llevar adelante un proyecto totalmente revolucionario en una época de grandes dificultades económicas para el país.

Imagen: La Jiribilla

El punto de partida para Caguayo fue la construcción de la Plaza de la Revolución Antonio Maceo. Desde entonces se constituye como Fundación para las Artes Monumentales y Aplicadas, una organización no gubernamental, sin fines de lucro. Para complementar su trabajo creativo nace el Taller de Artes Monumentales y Aplicadas René Valdés en el que han ejecutado sus obras renombrados artistas como Rita Longa, Roberto Villa Soberón, Estereo Segura, Manuel Mendive, y otros.

Una de las características distintivas de la fundación es la Sociedad Mercantil Caguayo S.A., creada para su financiamiento.

Durante la celebración, Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, destacó el trabajo de la institución a favor de la escultura monumental y el diseño de las artes aplicadas, labor que ha marcado la cultura cubana y ha defendido su autenticidad fuera de fronteras, como “un monumento de poesía, de resistencia, de cimarronaje.”

Por su parte, el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, subrayó el esfuerzo de promoción de las artes plásticas que ha hecho la fundación, cuyas creaciones también contribuyen al conocimiento público de la historia.

Más adelante, el panel integrado por el poeta Waldo Leyva,  el pintor y escultor Alberto Lescay, la escritora Graziella Pogolotti y el también escritor Omar González, resaltaron la labor de los fundadores y de todas las personalidades que han contribuido a la consolidación de Caguayo, cuyo alcance se ha extendido por todo el país y hoy cuenta con oficinas en Camagüey y La Habana. Asimismo tiene el mérito de haber rescatado el Parque de las esculturas, en Santiago; emplazar una escultura homenaje a Wifredo Lam, o incluso atender otras manifestaciones como la música, con la inauguración del Iris Jazz Club, en la propia ciudad Héroe.

Graziella Pogolotti afirmó que la fundación surgió como una vía de interlocución con el resto del mundo que permitía acceder a espacios que no siempre estaban abiertos a relaciones intergubernamentales. En ese sentido, llamó a estructurar conceptualmente todas las fundaciones que existen y que puedan abrirse en el país en la defensa de la tradición cultural cubana; en respaldo a la conservación del patrimonio; la búsqueda a soluciones prácticas; y agregó que en un contexto de extraordinaria complejidad deben ser un valladar contra la banalidad y el debilitamiento de los principios éticos.

Como colofón de la actividad se entregó el premio “Crecemos” al poeta, periodista y promotor cultural Omar González. La Fundación Caguayo otorga anualmente ese galardón a una personalidad por su trayectoria destacada en el ámbito artístico y literario del país, y su contribución al enaltecimiento de la cultura nacional.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato