2013: Teatro de Títeres en Cuba,
lo que vendrá

Rubén Darío Salazar • La Habana, Cuba

Diversos eventos y acciones titiriteras, en varias zonas del país, marcaron el año 2012. Estas actividades confirmaron la vitalidad de muchos de los artistas que trabajan para el retablo. El público dijo sí a las invitaciones para estrenos, reposiciones y festejos recibidas desde los diversos colectivos escénicos nacionales, y de algún que otro invitado de allende los mares que visitó nuestro verde caimán. No importa que una vez más los resúmenes anuales de la prensa plana, radial y televisiva no hayan dejado constancia de esto. Los titiriteros cubanos aportaron, desde su más auténtica razón de ser, la savia necesaria que a nivel de ideología e inteligencia se precisa y espera de nuestra popular manifestación.

Imagen: La Jiribilla

La batalla en la actualidad y en el futuro en pro de la cultura y el rescate de los valores sociales nos exigen ir por más.  Los embates de la llamada globalización, palabra que ha dejado de ser hace mucho rato un metafórico fantasma, más los oportunismos, extremismos, mediocridades y miserias humanas, nos hacen sentir su presión de forma evidente, y nos obligan a reforzar las armas en la cruzada arte contra tontería que debemos librar cotidianamente.

Imagen: La Jiribilla
Pedro y el Lobo. Títeres Etcétera (España)
 

A pesar del enorme esfuerzo desplegado por nuestras autoridades y creadores, nuestra niñez, principal destinataria —aunque no la única— del teatro de títeres, padece la avalancha de manifestaciones seudoartísticas, aupada por seudopromotores y permitida por seudoresponsables. Habrá que trabajar aún más para que no se legitime ni se reproduzca esa legión, tanto de entes que dicen ser artistas profesionales, como de aquellos improvisados titiriteros, payasos, magos, comediantes, cantantes y bailarines que desconocen absolutamente la herencia de nuestros más importantes maestros del teatro para niños y de títeres, en Cuba y el mundo. Estos artistas “espontáneos”  no solo están ya en fiestas particulares, sino también en espacios de recreación, medios masivos de difusión y espectáculos de variedades en el teatro. Los llamados “profesionales” en activo deberán hacerle honor con su trabajo diario a esa categoría que se gana con honestidad, constancia y renovado vigor.

El linaje teatral que poseemos, desde la obra creada por el dramaturgo y director artístico Modesto Centeno —cuyo centenario se celebra en mayo de este año—, los hermanos Pepe, Carucha Camejo y Pepe Carril, Dora Carvajal o Luis Interián, por citar solo algunos nombres del pasado, siempre presentes, se ve continuado en distintas generaciones de teatristas y en una joven hornada que trabaja sin descanso. Una labor que se vuelve imprescindible desde las propias agrupaciones, mediante eventos apoyados por los consejos de artes escénicas, la UNEAC y por otras instituciones como los nuevos centros cubanos de UNIMA y ASSITEJ.

Imagen: La Jiribilla

2013, será otro año para intentar impedir la expansión de un teatro para los pequeños, y también para los adultos, realizado con formulas escénicas faciloides, espectáculos plagados de malas coreografías, pobrísimas historias, canciones de dudosa calidad e imágenes infantiles falsificadas. Hay que decir no a una cultura para niños que bajo el signo de la violencia y la superficialidad se ha ido colando en la vida diaria de nuestras familias. Esos ejemplos solo han logrado desprestigiar este hermoso oficio, estimular sobre él criterios de subvaloración y menosprecio por parte de los especialistas del arte de las tablas, de la prensa y del propio público. Conocer, hacer, promover, son palabras de orden en el año que empieza. Lo bueno que vendrá en el teatro de títeres de la isla solo será alcanzado por nosotros mismos. Entonces, ahí vamos.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato