Oriki (elogio) para Hilda Oates,
sol negro de la escena cubana

Rogelio Martínez Furé • La Habana, Cuba

Hoy, día de fiesta de la cultura cubana, nos reunimos para homenajear a Hilda Oates, gran artista galardonada con el Premio Nacional de Teatro 2004, como reconocimiento a toda una vida dedicada a las artes escénicas nacionales, donde ocupa lugar cimero desde hace casi cuatro décadas.

Hilda llegó, actuó y conquistó los corazones de los públicos más exigentes de nuestro país y del extranjero, que han reconocido desde el primer momento el talento excepcional de esta actriz. Capaz de dar nueva vida a los personajes más disímiles del teatro universal: desde la trágica María Antonia de Eugenio Hernández Espinosa, (que la elevó a la celebridad más rotunda), hasta las inolvidables interpretaciones de obras del martiniqueño