El Odin Teatret nuevamente en la Isla

Omar Valiño • La Habana, Cuba

En la primavera de 2011, Eugenio Barba me invitó a acompañar al Odin Teatret en su visita a Colombia. En Bogotá asistí al inesperado entierro de El sueño de Andersen, uno de los espectáculos de la última etapa del grupo multinacional afincado en tierra danesa. Después participé en el taller de dirección escénica que Barba y Julia Varley impartieron en Cali, en medio de la programación de otros montajes suyos y numerosas sesiones de trabajo. Allí mismo comprendí lo útil que sería ese encuentro si podíamos organizarlo en Cuba destinado a la nueva promoción de directores teatrales, a la cual he dedicado buena parte de mis recientes colaboraciones en esta sección.

Imagen: La Jiribilla

Y he aquí que similar taller constituirá el cierre teatral de un enero centrado, precisamente, en visibilizar como conjunto la consolidación de una debutante generación de teatristas cubanos. Varios de los protagonistas de las Jornadas Villanueva en La Habana y otros cuya obra viene ganando terreno en cualquier parte del archipiélago, encaminarán sus pasos a Santa Clara, donde se desarrollará del 26 al 29 de enero el primer Taller de Dirección Escénica, bajo la dirección de Eugenio Barba y Julia Varley, personalidades del teatro internacional ampliamente conocidos y apreciados entre nosotros.

El Taller resulta de la iniciativa del Centro de Investigación Teatral Odiseo (CITO) y la Casa Editorial Tablas-Alarcos. Pretendemos que inicie un ciclo de altos estudios, de la mano del CITO, que dirige la actriz Roxana Pineda, del Estudio Teatral de Santa Clara, en coordinación con nuestra Casa Editorial, y el auspicio del Consejo Nacional de las Artes Escénicas. Dicho ciclo estará dirigido al aprendizaje y confrontación de esos nuevos directores teatrales. En esta ocasión, para mí, no se trata tanto de la transmisión de una técnica particular —aunque no sea desdeñable el valor intrínseco de la misma—, sino de enfrentarse a los saberes del Odin Teatret, próximo a cumplir 50 años de fundado. Los “gajes del oficio”, la ética del laboreo cotidiano y los 40 talentos necesarios a un director de teatro, serán los surcos más fértiles del intenso laboratorio.

La media centuria del Odin Teatret, hará que la Unión de Escritores y Artistas de Cuba le entregue al grupo el Premio Internacional Raquel Revuelta. Por su fructífera obra y los perfiles renovadores que introdujo en el teatro cubano desde los años 80. Por ser la única agrupación teatral sobreviviente de la posvanguardia mundial de la década de los 60 como entidad artísticamente viva. Porque gracias a su generosidad decenas de actores, directores, teatrólogos y especialistas cubanos, a lo largo de más de 25 años, han disfrutado de las más altas posibilidades de intercambio profesional. Por las giras y estancias de grupos nuestros que ha organizado o facilitado en el extranjero. Por la amplia bibliografía, de ellos como autores y de otros, que han publicado aquí.

Por constituir, en definitiva, un símbolo vivo de la renovación teatral contemporánea y por ser, sobre todo, permanentes dadores de amistad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato