Editorial La Pereza:
Libros para el placer inteligente

Helen Hernández Hormilla • La Habana, Cuba

Convencidos de que la pereza no ha de ser una sensación de estancamiento, sino de placer, un par de autores cubanos han emprendido un proyecto editorial que aprovecha las oportunidades de las tecnologías digitales para la difusión de buena literatura. “En un mundo obsesionado entre el trabajo, el vertiginoso paso del tiempo y el atropello del día a día, tiene mucho que hacer La Pereza. En el momento del café a solas, en el instante de escuchar el disco aquel, en el soplo de vida que silencioso atraviesa la ventana y nos deslumbra, ocurre el milagro”, declara en su portal digital La Pereza Ediciones, nacida a mediados de 2012 desde el ciberespacio.

Nada mejor que un libro para cubrir la oportunidad extasiante de un rato de ocio, por eso la idea de Greity González y Ernesto Pérez Castillo, orquestada a medio andar entre la ciudad de Miami, EE.UU., y La Habana, Cuba, va encaminada a brindar oportunidades para el disfrute de la lectura. “Porque hay un libro para irse a la cama y hay un libro que no te dejará dormir, hay un libro que se te acabará de pronto y uno que nunca se acaba y otro que no quieres que se acabe jamás, hay un libro que quieres regalarle a alguien y un libro del que nunca te desprenderás y hay también un libro que te recuerda a otro libro; que te recuerda el libro que quieres escribir”, aseguran.

Llevar adelante una editorial que cohabite con las grandes marcas establecidas y los pequeños sellos sobrevivientes pudiera parecer una quimera. Sin embargo, para ambos escritores resulta una idea acertada y, por demás, realizable. Solo basta saber encontrar un espacio novedoso donde distribuir y promocionarse, que en este caso ha sido la Red de redes. A menos de un año de creada, La Pereza ya cuenta con un libro editado y a la venta en Amazon: Relatos de la Mrs. López, de Dania Ferro, joven autora de La Florida, y está a punto de sacar a la venta El diez porciento, una recopilación con los 25 finalistas del Premio de Minicuentos La Pereza, ganado en diciembre de 2012 por el escritor cubano Jorge Bacallao. Además, se encuentra en línea desde el sitio oficial www.laperezaediciones.com, la convocatoria de un nuevo certamen de poesía, vigente hasta el 21 de febrero, con el cual la editorial asegura un avance ininterrumpido.

Greity González (1980), presidenta del proyecto, es graduada de Historia del Arte y trabajó en el Museo Nacional de Bellas Artes hasta que hace dos años pasó a vivir a Miami, donde se desempeña como editora. Su carrera literaria comenzó con Tópicos, un conjunto de relatos ganadores del Premio Pinos Nuevos en 2008, al que ha seguido Yo quiero ser una chica de winter, editado en 2012 por Latin Heritage Fundation. Ernesto Pérez Castillo (1968), el director editorial, ha trabajado como periodista y editor en varias publicaciones culturales cubanas y es autor de los libros Últimas vacaciones con el abuelo (1996); Haciendo las cosas mal (2009); Medio millón de tuercas (2010); Filosofía barata (2006) y Bajo la bandera rosa (2009). Ambos cifran en La Pereza muchas de sus actuales esperanzas y sueños, en cuya búsqueda marcha esta entrevista realizada gracias a las cercanías de Internet y que pretende servir de buen augurio para un proyecto que confía en la capacidad de la buena literatura para gratificar la vida.

¿Por qué y cuándo decidieron crear La Pereza Ediciones? ¿Cuáles son sus contenidos y estructura de trabajo? ¿Qué objetivos persiguen con esta editorial?

Greity González: La idea de La Pereza surge en un encuentro en La Habana que tuvimos Ernesto y yo, en abril. Allí le cuento sobre mi interés por crear un proyecto literario, aprovechando su larga experiencia como editor, y mi experiencia aún naciente en este mismo oficio que asumí, por azares de la vida, desde mi llegada hace dos años a Miami. Soy historiadora del arte, y editar fue el trabajo que se me presentó en los EE.UU., una casualidad que no dejo de agradecer diariamente, porque la literatura es mi gran pasión.

Entonces, cuando Ernesto me habla de su sueño de crear una editorial, y me propone el nombre, parecía que la idea iba a quedar en el aire, como quedan tantos proyectos que nacen en conversaciones en las que median cervezas. Pero no. Y es que, como reza el dicho, lo que ha de ser, será. Regreso a Miami, registro la editorial, diseñamos el logo y construimos la web, con la colaboración de Eric Silva, excelente diseñador, por cierto; lanzamos el primer concurso de minicuentos y presentamos a la venta en Amazon el primer libro, Relatos de la Mrs. López, de Dania Ferro, una autora muy joven de la Florida.

Nuestro objetivo es muy sencillo, y a la misma vez muy ambicioso: Queremos publicar solo lo que enaltezca, en sus páginas, el oficio de escritor. Autores noveles o autores consagrados, pero que sea literatura de verdad, literatura que prometa. Y así conseguir, a largo plazo, que La Pereza sea un referente a la hora de hablar, con seriedad de casas editoriales.

¿Por qué La Pereza?

Ernesto Pérez Castillo: En un mundo obsesionado entre el trabajo, el vertiginoso paso del tiempo y el atropello del día a día, tiene mucho que hacer La Pereza. Desde siempre se nos inoculó en la conciencia aquella falacia de que “el trabajo hizo al hombre”. Nada más lejos de la verdad: el trabajo solo hizo del animal salvaje, libre y feliz que fuimos, el esclavo domesticado que somos hoy. El esclavo que reclama más y más trabajo. Esta idea, por cierto, no es mía. Fue Paul Lafargue, insigne santiaguero, quien la expuso. Yo, simplemente la comparto. Tengo la sospecha de que solo en el momento de la pereza somos realmente humanos. Del resto, somos un animal que come, más bien que trabaja para comer, pero con ello solo no transcendemos a la bestia, por más que la domeñemos. Es el placer, el placer inteligente, quien hace al hombre. Incluso quienes mucho trabajan, quienes trabajan de verdad, trabajan por eso, por puro placer.

GG: Ernesto es el creador del nombre. A mí, desde que me lo mencionó, me fascinó. Y sigo pensando que es un nombre increíble, porque ha generado opiniones opuestas. La gente lo ama o lo odia. Sin embargo, ocurre algo curioso. Quienes aplauden el nombre son las personas más abiertas de mente. No sé por qué, ha ocurrido eso.

 

¿Qué autores  y estilos pretende publicar? ¿Por qué?

GG: Como ya te dije, no seguimos una línea en concreto. Solo buscamos talento. Apostamos por el talento genuino. Aunque con el tiempo, por supuesto, queremos crear colecciones editoriales, pero esto será cuando estemos más consolidados.

EPC: Lo que valga la pena, hasta donde nuestra capacidad, nuestra intuición y nuestra inteligencia nos lo permitan ver. Vamos tanteando el terreno y también, como a los niños, todo nos llama la atención.

¿Cuáles son sus estrategias editoriales, de distribución y promoción?

GG: Comenzamos lanzando el Primer Concurso Internacional de Minicuentos a través de nuestra página web www.laperezaediciones.com, sitio donde colocamos todas las noticias y servicios que ofrecemos, y a través del blog de La Pereza, un espacio más interactivo. Mediante todo soporte digital que nos sirva de plataforma promocionamos la editorial. O sea, páginas web, redes sociales, (Facebook, Twitter). Por el momento, como un primer paso, los libros se han de comercializar en Amazon, aunque queremos llegar a las librerías en un futuro muy cercano. Lógicamente, las ventas de los libros funcionan bajo el sistema de print-on-demand. Y cuando alcancemos un número establecido de títulos, queremos llegar a comercializarlos mediante el lector de libros electrónicos Kindle, un dispositivo con el que el comprador puede descargar y almacenar un libro, pagando una módica cantidad.

    Imagen: La Jiribilla

¿Por qué fundar una editorial en tiempos en que las nuevas tecnologías amenazan el mundo del libro y las pequeñas editoriales son absorbidas por los grandes consorcios?

GG: Porque era un sueño, primero. Y ya sabes que “así son las cosas cuando son del alma”. Son tiempos difíciles, es verdad; pero no son tiempos imposibles. La Pereza nace del amor que tanto Ernesto como yo tenemos por la literatura, y de nuestro empeño en reconocer y promocionar los valores de escritores jóvenes desconocidos, fundamentalmente de habla hispana, aunque no se descarta la literatura escrita en lengua inglesa; a fin de cuentas, este es un proyecto que ha empezado a funcionar desde las dos orillas, y más allá de las mismas. Estoy consciente del alcance de La Pereza ahora mismo, e incluso, vislumbro el alcance que tendrá en los próximos dos años, y sé que no faltarán obstáculos; pero esta editorial nació para quedarse, y para crecer. No ha estado en mí nunca, y no estará, el temor al pez grande.  Por otro lado, las nuevas tecnologías son nuestras aliadas. Sin Internet, La Pereza no sería nunca ni la cuarta parte de lo que puede llegar a ser. No hay que temer esta nueva era del libro. Al contrario. Eso sí, hay que estar muy informados y alertas, porque todo está cambiando y es muy fácil quedarse atrás; pero créeme, el surgimiento de los e-books no ha hecho que la gente consuma menos libros en formato tradicional. Para nada. El lector verdadero lee como sea y lo que sea. Porque aquí no se trata de libros, se trata del acto de leer. Y ese es un acto que llegó desde siempre, y para quedarse siempre.

EPC: No son las nuevas tecnologías las que amenazan a los libros. Al contrario, ellas han posibilitado que producir un libro sea hoy más sencillo que hace apenas unos años. Lo que amenaza a los libros es todo lo demás, en primer lugar, el exceso de libros que no van a ningún lector.  Sueño, soñamos, en que hay espacio para todos. Solo toca encontrar cuál es tu propio espacio, o hacerlo. Eso cuesta, pero tenemos disposición y apostamos por correr el riesgo.

¿Cuán complicado es promover un tipo de literatura no comercial teniendo en cuenta las realidades del mundo editorial de hoy?

GG: Todo es complicado. Algo tan comercial y necesario como un detergente de buena calidad es difícil de vender hoy. Pero es que hay una crisis económica muy fuerte y la gente lo piensa para consumir un jabón en el supermercado. Imagínate un libro. El mismo acto de leer se ha convertido en un lujo para casi todos, no solo porque la vida está transcurriendo a pasos agigantados, sino porque el exceso de trabajo no deja tiempo para el placer de la lectura. Por eso, nosotros apostamos siempre por la calidad. Esa es nuestra estrategia. El poquito tiempo que el lector tiene, lo quiere gastar en buenos libros, de buenos autores. Lo bueno es lo que perdura, lo que a la larga se consume una y otra vez, por encima de enrevesadas cuestiones de mercadeo. Y hemos de basar esos parámetros de calidad muy fácilmente, porque es muy, muy sencillo, distinguir la mala literatura, la cual no tiene por qué ser sinónimo de literatura comercial, ni esta última tiene tampoco que ser una mala palabra.

EPC: No creo que exista esa cosa que llamas “mundo editorial”. Al menos, no como un sistema. Ni apostamos por una literatura “no comercial”. Apostamos, sí, por una literatura necesaria, que alguien necesite leer, y por tanto, comprar. En el camino iremos viendo, en lo promocional, qué funciona y qué no. En principio, no aspiramos a mucho, solo ha hacer un libro que te quieras leer.

Ustedes son dos escritores cubanos que viven en orillas extremas, pero emprenden este trabajo conjunto. ¿Cuál será la tónica de La Pereza en cuanto a la literatura cubana que publique? ¿Contribuirá a tender puentes y dar a conocer la literatura cubana que se produce en Cuba dentro de los EE.UU.?

GG: El mejor ejemplo de la tónica que pretendemos será una antología de relatos homoeróticos, de autores cubanos, la cual lanzaremos a principios del 2013, y que estará a la venta en la red mundial de Amazon, por ahora la principal plataforma de ventas que tenemos. Todo lo que signifique intercambio sano y respetuoso, es para nosotros lo mejor que nos puede suceder. Y es uno de nuestros mayores deseos promocionar, con nuestro humilde aporte, lo más actual de la literatura cubana en EE.UU. Así como exponer allá todo lo que se está produciendo no solo del lado de acá, sino a nivel global. Ahora mismo, en este primer concurso de minicuentos que convocamos, recibimos trabajos de todas partes del mundo, y eso nos llena de orgullo.

EPC: Este no es un proyecto llevado desde las dos orillas, por una sola razón: desde el primer día, y antes, desde que leí cierto ensayo de Greity González sobre Elsa Troilec, supe que ambos navegamos las mismas aguas. Y esa es la idea: siempre se ven las dos orillas, y pocas, metafóricamente hablando, se ven las aguas que median, que comunican. La Pereza está preparada, de no estarlo no estaríamos hablando de ella.

No nos interesa, particularmente, la literatura que se escribe en Cuba. Nos interesa la literatura escrita en español, por ahora, de aquellos autores que se dejen tentar por La Pereza, sin denominación de origen, sin fronteras, sin marcas. Y nos interesan, sobre todo, los lectores que la están esperando.

¿Qué expectativas tienen con la editorial? ¿Cuánto se han ido concretando?

GG: Las mejores. Tengo mucha fe en La Pereza, que nació con buen pie. Como dice Ernesto, La Pereza tiene luz. Por supuesto, tengo mucha fe en Ernesto Pérez Castillo, no solo un gran escritor y editor, sino y sobre todo, un hombre muy lúcido que no da margen para los errores. Tengo fe en lo que estamos logrando juntos y cada día compruebo que conformamos un gran equipo. Tengo tanta fe en La Pereza Ediciones que por la noche, cuando recuesto mi cabeza en la almohada, pienso en cuan maravilloso es todo lo que está ocurriendo y que estoy segura ocurrirá; y tanto lo siento que entonces me da temor no ser lo suficientemente agradecida con todos los que nos han ayudado a hacer realidad esta editorial, la cual, lógicamente, ha llevado recursos y tiempo.

EPC: Todas y una por una. En principio queríamos una editorial, y ahí está, vivita y coleando. Apenas eso, sentarse a planear algo y luego tener la energía y la tozudez y la constancia de hacerlo, es suficiente. En todo caso, estamos en el momento del puro parto, las expectativas sobre el bebé que te sonríe desde la cuna son simples y elementales: que sea sano y que se parezca a uno —pura vanidad—. Eso lo vamos logrando.

Greity, ¿por qué lanzarte a este proyecto en vez de seguir solidificando tu carrera como autora?

GG: No creo que una labor excluya la otra, y sí que se complementan. Creo siempre en la inclusión. Es más, mi trabajo como editora, aunque es verdad que me ha quitado mucho tiempo para escribir, ha contribuido a mi crecimiento personal y a ser una mujer más enfocada. Precisamente, por ser una labor tan silenciosa y a la sombra, me ha ayudado a controlar “egos” de supuesta escritora. Y es que, aunque he publicado libros, yo no me creo aún la historia de que soy una autora. Nunca he podido creerme eso. Lo que sí soy, a cada minuto, es una historiadora del arte que necesita la cultura en todas sus facetas. No puedo vivir sin hacer de mis días un canto a la belleza, porque yo vivo mi vida a través del arte, y eso incluye la música, la pintura, el cine, el teatro, y por supuesto, la literatura. He tenido la suerte de poder disfrutar de todo eso, ininterrumpidamente, durante toda mi vida. Y por eso, a veces pienso que escribir ha sido el resultado de mis pasiones, como lo fue una vez, de niña, tomar clases de danza contemporánea. Pero tengo aún que recorrer un largo camino para llegar a ser una auténtica escritora. Y a eso me va a ayudar La Pereza Ediciones, porque sin lugar a dudas, todo lo mejor está por venir.

Comentarios

Gracias, Helen. Ha quedado magnífica.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato