Esteban Ticona, jurado del Premio Extraordinario
de Estudios sobre las Culturas Originarias

Para hablar desde lo propio

Paula Companioni • La Habana, Cuba

Un proverbio aimara reza que “hay que mirar el futuro, viviendo el presente; pero sin olvidar el pasado”, y la filosofía actual de América Latina parece apostar por esto. Construir el pensamiento social actual a partir de una mirada seria a los planteamientos de los pueblos originarios es reivindicar “lo propio”, observando al mundo con los ojos de nuestros ancestros, pero sin “indigenizar” la vida ni dejar de lado las concepciones también propias que hoy unifican al continente latinoamericano. Por su parte, el Premio Literario Casa de las Américas conmemora este año el centenario del eminente intelectual y político guatemalteco Manuel Galich, quien entendía el componente indígena como fuerza indispensable para pensar nuestro continente. Con esta premisa, Casa de las Américas convoca al Premio Extraordinario de Estudios sobre las Culturas Originarias de América, destinado a investigaciones, indígenas o no, que presenten un texto inédito escrito en lengua española que aborde la temática en cuestión.

Imagen: La Jiribilla

El reconocimiento, hace tres años, del estado boliviano como plurinacional y unitario, en el cual conviven 36 naciones, implica la definición de los pueblos originarios como sujetos de derecho, ubicados en el centro del proceso revolucionario y descolonizador que libra el gobierno de Evo Morales. El respeto a los rasgos comunes y diferencias de sus culturas, y la oficialización de sus lenguas, ha saldado una deuda histórica impuesta por más de 500 años de colonialismo. La cultura andina, sin embargo, percibe este nacimiento colectivo a través de su concepto de Pachakuti o “revuelta del tiempo-espacio”, cuando se cumple un ciclo de vida que permite retomar el control de los espacios colonizados por otros.

Docente en Antropología política, Etnografía andina y Movimientos indígenas y campesinos, Esteban Ticona Alejo se ha desempeñado, también, como director general de la Academia Diplomática en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, y asesor de educación para adultos, alfabetización e investigación en los pueblos aimara y quechua. A este sociólogo boliviano, especialista en temas andinos, se le deben varios volúmenes sobre la historia, la cultura y los desafíos de la región como Bolivia en el inicio del Pachakuti. La larga lucha anticolonial de los pueblos aimara y quechua (2011); Memoria, política y antropología de los Andes bolivianos (2002) y Lecturas para la descolonización. (Liberémonos todos) (2005). En este 2013 llegó a La Habana como jurado del Premio Extraordinario de Estudios sobre las Culturas Originarias de América auspiciado por Casa de las Américas.

¿Puede hablarse de un renacimiento de la literatura sobre los pueblos originarios de América Latina?

Me hubiera gustado encontrarme con trabajos hechos por los propios indígenas. Sin embargo, he leído muchos estudios realizados por personas que están más vinculadas con el mundo académico, con el mundo cultural, que con una mirada propia desde —y hacia— las culturas originarias de América.

Entre las obras que han concursado hay poco de lo propio. Todavía existe mucha gente que escribe sobre los indígenas sin serlo. Obviamente, esto no es lo que sucedía 50 años atrás, es otra perspectiva; pero a mí me hubiera gustado tener más la “otra voz”. Quizá nos falta compilar obras que funcionen como “espejos”.

¿Percibe una descolonización dentro de esta visión que se está presentando, a pesar de no ser indígena?

Siempre la “otredad” es una forma de contar diferente; sin embargo, sí he encontrado algunos textos que pueden tener elementos descolonizadores. Algunos trabajos, a pesar de que no vienen del mundo indígena, presentan puntos de análisis interesantes.

¿Cómo explicaría el concepto de descolonización en la literatura?

Desde Bolivia pensamos que es el proceso de destrucción de los elementos coloniales, en paralelo con la construcción de nuevos elementos que reconozcan conocimientos y sabidurías propias. Es un poco paradójico pensar la descolonización como construcción y deconstrucción a la vez, pero se supone que viene de experiencias históricas en concreto. En el caso específico de Bolivia, este proceso se manifiesta a partir de los pueblos originarios y sus tradiciones, sus formas, su cosmovisión... No es exclusiva, pero es una base importante para entender el mundo.

¿Podría hablarse de una descolonización dentro de la concepción de literatura del Premio Casa?

El sistema del Premio Casa como tal comienza a tener cierto peso con este Premio Extraordinario, porque es una manera de reconocer al gran territorio que es América Latina, con los pueblos originarios incluidos. A la Casa le faltaba eso.

Hemos heredado una tradición muy rica de los pueblos originarios, y me parece que la Casa la hace concreta con la inclusión de la visión de estos. Que se acoja con mayor amplitud la propuesta de los distintos pueblos y sus tradiciones, estudiándolas y poníendolas ante todos sería, para mí, lo necesario.

¿Cuáles son las zonas presentadas en los textos concursantes que muestran mayor impulso descolonizador para América?

Todas. He encontrado elementos históricos, algunos de oralidad… Hay otros, auténticos, como las propuestas políticas de los países del Sur, que no se reflejan en los trabajos, pues todavía están en un nivel demasiado académico; pero las grandes transformaciones de los últimos años se han dado en el ámbito político, y esto también se notará en la producción que desde y hacia los pueblos originarios presente esta temática.

¿Podría hablarse, entonces, de una literatura anticolonial?

Absolutamente. Está dispersa, hay que sistematizarla, pero existe una literatura que habla de esta necesidad.

¿Calificaría al Premio Extraordinario como un esfuerzo de sistematización?

Es un punto de partida para reconocer otros sujetos de acción. Veremos si se da. El jurado hará sus esfuerzos por premiar a las obras que consideremos que merecen ser nombradas como tal. Tampoco se descarta que haya un punto de encuentro con lo que hablamos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato