Cincuenta y cuatro años de transparencia literaria

Marilyn Bobes • La Habana, Cuba

Decía el escritor cubano Leonardo Padura en una entrevista reciente que todos los premios eran cuestionables: desde el Nobel hasta el de la Ciudad de Santa Clara. Y, en cierto modo, tiene razón.

No se puede valorar una obra literaria a partir de la subjetividad de un jurado. El margen para la equivocación o la estrechez de miras para percatarse de la trascendencia de un manuscrito forman parte de esos errores humanos relacionados también con la diversidad de gustos y concepciones estéticas. Estos últimos existen y existieron  a lo largo de toda la historia de nuestra civilización.

Sin embargo, cuando los intereses del mercado o las consideraciones políticas determinan el otorgamiento de cualquier galardón, los premios se vuelven m&