Escape imposible

La Jiribilla • La Habana, Cuba

En New York la policía detuvo, interrogó y mantuvo esposado por más de diez horas a un acusado, supuestamente por robar cinco dólares. Los argumentos policiales para ello son que: “debía estar esposado, porque era un prisionero. Si no lo hubiésemos esposado se escapa por la puerta principal y lo hubiésemos tenido que contar como un prisionero prófugo”.

Lo cierto es que el detenido no solo no se escapó, sino que ni siquiera lo intentó y de hecho debió salir de la comisaria de la mano de su mama, pues ese terrible prisionero que recibió tan duro trato es solo un niño de siete años llamado Wilson Reyes.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato