Premio Internacional Raquel Revuelta

De cuando Eugenio Barba inventó un teatro

La Jiribilla • La Habana, Cuba
Viernes, 1 de Febrero y 2013 (4:07 pm)

El pasado miércoles 30 de enero, como reconocimiento a sus 50 años de trabajo como director del grupo danés Odin Teatret, Eugenio Barba y la actriz Julia Varley recibieron el Premio Internacional Raquel Revuelta, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, a nombre del colectivo.

Imagen: La Jiribilla

Aquel taller realizado en el ISA, año 1986, ya narrado en La Jiribilla por Roxana Pineda, fue un comienzo para nuestro teatro, para que dejara de ser un mero ejercicio estético; para que, como ella bien dijera, la palabra ética se convirtiera en una palabra con orden.

El intercambio teatral que se realizó en los pasados días dista mucho de aquel taller que obnubiló a tantos protagonistas de las tablas del patio, que se aprendieron los capítulos de Las islas flotantes, nombres que hoy ya no necesitan presentación y que, por demás, han recibido gustosamente al grupo danés después de tantas bondades otorgadas por ellos al desarrollo del teatro cubano. Es distinto, porque en esta ocasión ya no resultan una sorpresa sus teorías y experimentaciones, porque lo barbiano, a diferencia de aquel encuentro, ya forma parte de la tradición de asumir riesgos y renovarse de nuestro teatro.

El taller que se realizó del 26 al 29 de enero pasado, en las provincias de Villa Clara y La Habana, deja como logro fundamental, más allá del intercambio, el Primer Taller de Dirección Escénica, dirigido por Eugenio Barba, y el inicio del ciclo de altos estudios de Dirección en la sede del Estudio Teatral de Santa Clara, auspiciado por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y que se produce gracias a la iniciativa del Centro de Investigación Teatral Odiseo (CITO) y la Casa Editorial Tablas-Alarcos.

Entre las actividades previstas para la jornada estuvieron las sesiones prácticas, los encuentros teóricos, las presentaciones en Santa Clara de Ave María, el unipersonal de la actriz Varley dirigido por Eugenio Barba y, ya en la Capital, la puesta de esa obra en el Bertolt Brecht.

Poco más de diez años antes de ese primer taller, cuando en 1979 Eugenio Barba fundó la Escuela Internacional de Antropología Teatral, un proyecto itinerante de reflexión que, a petición de distintas instituciones, realiza sesiones de trabajo en torno a un tema alrededor del cual girarán las investigaciones de las clases y encuentros de análisis y en donde participan representantes de las más variadas formas de las artes escénicas, ya el italiano se estaba planteando las bases de su antropología, de un modo de vivir en y desde el teatro que no solo llegó, sino que se estaba esperando en Cuba.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato