Un cubano, y otros extranjeros,
ante el premio Oscar

Joel del Río • La Habana, Cuba

En el renglón del Premio Oscar que premia las películas no habladas en inglés, este año se alinean una chilena en la cuerda del thriller político (No, de Pablo Larraín), una francesa muy de autor (Amour, de Michael Haneke), la danesa romántica A Royal Affair, la noruega de aventuras Kon-Tiki y la canadiense ambientada en África War witch. Los ganadores se darán a conocer el próximo 24 de febrero en la gala de la 85ª edición de los Premios de la Academia.

Imagen: La Jiribilla

No todos los cubanos saben, como debieran, que la película chilena No, de Pablo Larraín, recientemente ganadora del máximo premio Coral en La Habana, y nominada al Oscar, cuenta con el oficio del cubano Eliseo Altunaga en cuanto a la asesoría de un guion catalogado en todas partes como brillante, acerca de la transición hacia la democracia del país austral, y de cómo un publicista, interpretado por Gael García Bernal, diseña la campaña por el No que finalmente venció la opción de que el país continuara bajo Pinochet.

Este es la primera vez que una película chilena realizada en Chile resulta nominada al Oscar, puesto que Actas de Marusia fue filmada por Miguel Littín pero en México. La colaboración del escritor cubano con el cine chileno ha generado varias obras memorables entre las cuales se cuentan las multipremiadas Machuca y Violeta se fue a los cielos, de Andrés Wood, así como las dos primeras partes de la trilogía dirigida por Pablo Larraín, es decir, Tony Manero y Post Mortem.

Considerado uno de los más relevantes narradores cubanos, profesor de guion en varias escuelas de cine cubanas y extranjeras, entre las cuales destaca su trabajo con la cátedra de guion de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Eliseo Altunaga es autor de numerosas adaptaciones de obras literarias a la radio y escritor de cientos de programas originales, además de contar en su currículo con telenovelas, series de televisión y largometrajes de cine (Entre ciclones, Mata que Dios perdona). Entre sus obras literarias destaca el libro de cuentos Todo Mezclado (1984) y las novelas Canto de gemido (1988), A medianoche llegan los muertos (1998) y En la prisión de los sueños (2003). De modo que nadie debiera sorprenderse porque Eliseo Altunaga aparezca en los créditos de una película chilena nominada al Oscar.

Imagen: La Jiribilla

Pero la favorita del año es Amour, con la actuación de Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva e Isabelle Huppert, y la historia de una pareja de ancianos, profesores de música retirados, y lo que ocurre cuando la mujer sufre un ataque que le paraliza la mitad del cuerpo. Ganadora de la Palma de Oro, y nominada en seis categorías en los premios europeos de cine, de los cuales ganó cuatro, Amour es de las pocas películas no habladas en inglés que ha logrado varias postulaciones al Oscar, en este caso, a la mejor película, la mejor actriz protagónica (Emmanuelle Riva, quien se ha transformado, con 85 años, en la más veterana actriz postulada en toda la historia del premio), mejor guion y director (Michael Haneke), y por supuesto el mejor filme extranjero.

Basada en una historia real ocurrida en el siglo XVIII, la danesa A Royal Affair cuenta el amor entre la joven reina y el médico de la corte. Con las actuaciones de Mads Mikkelsen como el doctor, Alicia Vikander en el papel de la reina, y Mikkel Boe Folsgaard como el enloquecido rey Christian VII, un papel que le ganó el premio de actuación en el festival de Berlín, la película ha sido un éxito de taquilla en su país y también ganó el premio al mejor guion en esa misma edición del Festival de Berlín. Dinamarca ha ganado recientemente el premio Oscar para el mejor filme extranjero In A Better World de Susanne Bier.

Imagen: La Jiribilla

También fue un absoluto éxito en su país la noruega Kon-Tiki que retrata una de las expediciones más sorprendentes del siglo XX. El joven antropólogo y aventurero noruego Thor Heyerdahl emprende un viaje de ocho mil kilómetros a través del océano Pacífico a bordo de la balsa Kon-Tiki, con el fin de demostrar que la Polinesia había sido colonizada por los habitantes de América del Sur. Después de reproducir el diseño de la balsa original, Thor y cinco compañeros iniciaron el viaje desde Perú, teniendo que sobrevivir a las tormentas, tiburones y todos los peligros del océano. La cinta está dirigida por Joachim Roenning y Espen Sandberg, quienes contaron para la realización de la película con el mayor presupuesto que ha tenido nunca una película noruega: 16.2 millones de dólares.

El director y guionista Kim Nguyen ambientó en África War Witch, titulada en francés Rebelle, que trata sobre una joven africana raptada por los rebeldes y forzada a luchar con las armas en un conflicto que no entiende ni le importa. La película le ganó el premio a la mejor actriz en el festival de Berlín a Rachel Mwanza,  y fue producida por Pierre Even y Marie-Claude Poulin, quienes radican en Montreal. Con 12 nominaciones a los premios nacionales de cine canadiense, War Witch se supone ganadora en las principales categorías. Compite con la historia sobre un transexual Laurence Anyways, y con la familia Cronenberg: el padre David tiene en competencia Cosmopolis, y el hijo Brandon incluyó, sobre todo en las categorías técnicas, su ópera prima Antiviral.

Imagen: La Jiribilla

Las nominaciones al Oscar tienen la utilidad doble de que le confieren mundial visibilidad a las cinematografías nacionales, y además pueden ser un intersticio para penetrar en el mercado cinematográfico más grande del mundo, tradicionalmente remiso a consumir películas de otras nacionalidades o habladas en idiomas que no sean el inglés.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato