Presentación del Nro. 12 de 2012 de Noticias de Arte Cubano y Panel
en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana

¿Crítica de arte en Cuba?

Farah Gómez • La Habana, Cuba
Viernes, 8 de Febrero y 2013 (3:16 pm)

En la tarde del miércoles 6 se realizó en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, la presentación del tabloide Noticias de Arte cubano dedicado a la Crítica de arte en Cuba, con la interrogante inicial ¿Bajo que condiciones se ha estado produciendo la Crítica de arte hoy, en Cuba? El tabloide incluye tres textos que intentan delinear la historia de la Crítica de arte en nuestro país y comienza con un artículo de la Dra. Luz Merino sobre periodismo cultural; un texto del profesor Eduardo Morales sobre crítica de arte en los 80; otro, de la profesora y doctora Magaly Espinosa, sobre el ejercicio de la crítica en los últimos 30 años y polemiza acerca de lo que está sucediendo en el panorama de los 2000 con la crítica de arte; continúa con una encuesta de cinco preguntas* que se realizó entre críticos, curadores y especialistas, a las cuales respondieron para este número Caridad Blanco, Mailyn Machado, Héctor Antón, David Mateo, Nahela Hechavarría y Hamlet Fernández. Además, se anunció que en números posteriores se irán publicando las respuestas de otros especialistas que llegaron con posterioridad a la salida de la publicación. Se incluyó también un texto de la curadora y crítico Sandra Sosa quien se desempeña ahora como Jefa de redacción de la publicación.

La presentación del tabloide estuvo a cargo de la redactora Anaeli Ibarra quien hizo una breve presentación sobre los contenidos del número 12 de Noticias de Arte cubano, y se refirió a un tema que no solo atañe a las publicaciones de artes plásticas sino a muchas otras: la falta de motivación por parte de críticos y especialistas para colaborar, por lo que convocan a estudiantes de las facultades de Artes y Letras y de Periodismo.

Isabel Pérez, directora del Sello Arte Cubano y editora ejecutiva del tabloide, apuntó que a diferencia de otras ediciones, esta no incluía obras de artistas sino que había sido ilustrada por el propio diseñador Fabián Muñoz Díaz y por artistas plásticos como Antonio Eligio Fernández (Tonel), Lázaro Saavedra, Reynerio Tamayo, René de la Nuez y Janler Méndez. Isabel anunció también que se pretendía comenzar este ciclo de debates y paneles con una frecuencia mensual o bimensual, para discutir problemas referentes a las artes visuales contemporáneas de la Isla.

Con la presencia de numerosos curadores, críticos y especialistas institucionales y freelance, profesores, investigadores, estudiantes, prensa y del presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, Rubén del Valle, el panel Crítica de arte en Cuba profundizó sobre algunos de los temas que se habían tratado en los textos del tabloide. El mismo estuvo moderado por Hamlet Fernández e intervinieron Eduardo Morales, Caridad Blanco, Magaly Espinosa y Manuel López Oliva.

Uno de los criterios reiterados giraba en torno a una especie de adormecimiento en la crítica de arte contemporáneo. Otro de los asuntos más discutidos, y en el que coincidieron varios ponentes y el público asistente, fue el papel de la prensa plana y de los medios en la difusión de las artes plásticas, así como la escasez de espacios para la crítica.

El forcejeo de la crítica con la institucionalidad, el diálogo entre la crítica y las revistas —la mayoría hechas por instituciones—, y los pagos simbólicos que reciben los colaboradores, a pesar de los cuales algunos pocos continúan colaborando en muchos casos por el prestigio que ello implica,  así como la ausencia o falta de análisis críticos a textos críticos fueron aspectos mencionados por el moderador en su introducción al panel. Como acotación a esto, Hamlet enfatizaba en la necesidad de que en la televisión cubana existieran programas de calidad dedicados a la crítica y a las artes visuales. En estos momentos, ciertamente, no existe un programa conducido por un crítico o especialista en artes visuales que pueda reflexionar en tiempo real sobre una exposición, sobre un evento específico que tenga que ver con el mundo de la plástica. De esta forma es imposible que las personas que no tienen que ver directamente con el arte conozcan lo que ocurre en el medio.

Por su parte, Magaly Espinosa mencionaba que la televisión, a través de algunos espacios poco serios, promociona artistas que no son conocidos. Sin embargo, exposiciones buenas, que tienen un valor para nuestra cultura, como puede ser la exposición de Antonio Eligio Fernández (Tonel) en Factoría Habana, pasan sin penas ni gloria. La Dra. Luz Merino apuntaba al respecto que debemos lograr que se abra un espacio para la crítica, porque hay muchas exposiciones y la gente no se entera, el público siempre es el mismo en todos los eventos. Incluso, se han hecho encuestas que demuestran que después del primer día de inauguración nadie visita las muestras. Además, por lo general, las críticas o reseñas en los diarios o publicaciones periódicas no son educativas, no enseñan, no guían, porque no tiene cómo hacerlo pues para eso se necesita una temporalidad y una sistematicidad, y lamentablemente no la tiene.

Otro de los aspectos mencionados por varios ponentes fue el tema de los artistas que han adquirido un poder simbólico por su trayectoria y cómo este, a veces, influye en la publicación o no de textos sobre sus obras o exposiciones.

La Dra. Magaly Espinosa hizo énfasis en la importancia de la formación no solo iconográfica sino teórica de los críticos. Reflexionó acerca de cómo el ejercicio del criterio crea la herencia cultural y de cómo, a falta de ese ejercicio, estamos perdiendo una parte importante de lo que será nuestra herencia cultural. Cuando queremos conocer sobre el pasado, buscamos en lo que hay escrito sobre ello; por eso, decía Magaly, la tradición es importante para tener perspectiva de lo contemporáneo. Ahora, refería, no hay una actualización de la cultura visual contemporánea y no se ejerce el criterio con la suficiente seriedad.

Espinosa mencionaba también la falta de reflexión por parte de los críticos acerca de proyectos, exposiciones y eventos que se realizan en el país como podría ser la Bienal de La Habana y ponía como ejemplo el proyecto Ciudad generosa, del artista René Francisco Rodríguez, cuestionándose si proyectos como ese, que nacen de una experiencia pedagógica, podían considerarse válidos en una ciudad que tiene una situación como la nuestra.  Por eso, y para que sirva para posteriores eventos o Bienales, la crítica debe estar al tanto de cómo la cultura se renueva en medio de circunstancias como las que vivimos, y se preguntaba y al mismo tiempo lanzaba la interrogante al público ¿cómo optar por la renovación?, ¿cómo optar por las obras que van marcando paradigmas?, y si en realidad el ejercicio del criterio va por ese derrotero.

En momentos anteriores de nuestra historiografía, la prensa acompañaba lo que iba sucediendo en los museos y galerías con prestancia y, apuntaba Caridad Blanco de manera alarmante, que en estos momentos salvo elementos muy puntuales, parece que los medios van por un lado y el arte va por otro. Manuel López Oliva profundizó en el tema del diarismo y del periodismo cultural desde una perspectiva histórica haciendo un breve recorrido por el diarismo crítico de la Isla, deteniéndose particularmente en los años 60. Se refirió, además, a la necesidad de reconocer la labor que ha hecho durante tantos años la Facultad de Artes y Letras en la formación de profesionales de la crítica.

Eduardo Morales se hacía la interrogante: ¿Tenemos la crítica que merecemos? Mencionó cómo en los 80 existían espacios para la crítica y cómo los artistas se reunían para cuestionarse y reflexionar sobre sí mismos. Morales concluyó diciendo que la mirada del crítico sigue siendo parcial, sigue forzada a la inmediatez, de aquí que fracase como crítica cultural.

Ciertamente, poner sobre la mesa, aunque no por primera vez, todas estas problemáticas y preocupaciones actuales que enfrentan el ejercicio de la crítica y las artes visuales de nuestro país es importante y necesario, más aún cuando los asuntos tratados trascienden las artes plásticas y se extienden a nuestra sociedad, cultura, política, economía, etc. Sin embargo, me quedo aun con la misma pregunta que se hacía Anaeli Ibarra: ¿Pasará algo luego de este panel? ¿Algo va a cambiar?

 

Notas:
 
* 1. ¿Existe realmente un espacio para la crítica institucional o para la reflexión sobre el campo del arte al interior de las instituciones culturales? En ese sentido, ¿ha logrado ejercer un distanciamiento crítico reflexivo respecto a la Institución Arte? ¿Por qué?
2. ¿Es posible hablar en Cuba de una crítica de arte que opere a partir de su articulación con las políticas expositivas delineadas desde la Institución? ¿Qué papel juega la curaduría y la gestión cultural en ese caso?
3. ¿Es hoy el ejercicio del criterio especializado, el cual se ejerce desde distintos medios y soportes, efectivo y realmente crítico? ¿En qué sentido?
4. ¿Cómo evalúa el desempeño de las publicaciones nacionales orientadas a recepcionar y circular un pensamiento crítico y teórico sobre el arte contemporáneo?
5. ¿Cómo juzga el desempeño de la crítica de arte cubana en la actualidad, teniendo en cuenta que históricamente gran parte de su trabajo ha estado orientado a situar, enmarcar y referir ese conjunto de productos que hemos acordado llamar "arte contemporáneo", constituyendo la base teórica de ese campo de producción?

Comentarios

Al leer el titular de esta informacion : " NOTICIAS DE ARTE CUBANO Y PANEL EN LA FACULTAD DE ARTES Y LETRAS DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA ¿Crítica de arte en Cuba? " Pienso que ocasion mas priviligiada para aprender y escuchar sobre el trabajo de los artistas plasticos residentes en diferentes regiones del pais, asi como la labor de los especialistas en las diferentes diciplinas sobre el terreno. Si paso asi esta convocatoria, seria mas que provechosa para todos, en primer lugar para los anfitriones, los estudiantes y profesores de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de la Habana. El ejercicio de la reflexion como del conocimiento llamado « Critica » en las artes visuales tiene diferentes caminos de expresiones en cualesquiera de las diciplinas. Por ejemplo si es la Critica escrita, se ha destacar por la forma sencilla en el enfoque, que es mas que bienvenida para el lector, y por supuesto liberada de palabras rebuscadas. Con una amena y facil lectura ademas. Un saludo cordial

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato