Exposición Merchandising, de Kaloian Santos

Una mirada cuando callan las palabras

Jorge R. Bermúdez • La Habana, Cuba

Siempre le oí decir a mis colegas, que sus ex alumnos los hacían viejos; a mí, por el contrario, me hacen joven. Siempre que me encuentro con ellos, me hablan de los proyectos que tienen en mente o que están realizando, nunca de enfermedades. A todos los veo como hijos e hijas de la providencia; incluso, cuando me sorprenden con algún trabajo que no estaba en mis planes, lo que es muy saludable a cualquier edad. Esta es la causa por la que estoy aquí, para presentar la exposición de un ex alumno, cuyo nombre parece responder más a un personaje de un filme de ciencia ficción, que a un humano vital y emprendedor con la cámara en mano, me refiero a Kaloian. Sin embargo, su obra es muy de aquí. Si es cierto que la cabeza está donde se tienen los pies, la de Kaloian está muy sobre la tierra, aun cuando hace apenas unas semanas regresó del Norte, es decir, de la Argentina, según la nueva carta geográfica de TeleSur. 

Imagen: La Jiribilla

Tengo muy a bien decir estas palabras, porque conozco a Kaloian desde que era estudiante en la Facultad de Comunicación. Si no me equivoco, fui el primero que le publicó una foto, la cual seleccioné para mi Antología visual del Che (Editorial Letras Cubanas, 2006). La misma, representaba a una estudiante sentada en la base de la estatua de José Martí, en el Pico Turquino, en cuyo pulóver estaba impresa la imagen del Guerrillero Heroico. Aquella asociación entre dos de nuestros iconos mayores, dándonos el pasado como presente, fue suficiente para comprender el calibre del joven que la había tomado y sus posibilidades ciertas para expresarse por el lenguaje de la imagen visual.

Tiempo después, di con una exposición suya en el Pabellón Cuba. El tema de la misma, era nuestra enseña nacional. Él captó en fotos espontáneas y amenas un sinnúmero de situaciones alusivas a la bandera y la muy singular manera de relacionarse con ella los niños y adolescentes. Aquella tarde nació un proyecto entre él y yo, lamentablemente, aún no cumplido por causas ajenas a nuestra voluntad: insertar las citadas fotos en una reedición de mi libro La invitada de la luz, que aborda los aspectos históricos, simbólicos y estéticos de la bandera cubana, así como su influencia en el diseño de muchas otras banderas de la modernidad que hicieron uso del triángulo.

Hoy asumo con gusto presentar una nueva exposición de Kaloian, la cual ha titulado Merchandising. Son objetivos básicos de este término anglosajón, llamar la atención, dirigir al cliente hacia el producto, facilitar la acción de compra. En razón del significado del término aludido, Kaloian articula un discurso fotográfico que tiene como mensaje central poner en tela de juicio los supuestos valores de la relación publicidad-mercado-consumismo, para activar la imagen otra de la realidad desde la denuncia y la crítica social. Cada foto suya establece un par de opuestos; los productos en oferta, a todo color, son pura ilusión, en tanto que la pobreza, a veces, rayana en la indigencia, es la parte real y humana de la imagen recreada. No es casual, que a manera de epígrafe de la exposición, Kaloian eligiera la muy ingeniosa frase de Mafalda: “Me pregunto si la vida moderna no estará teniendo más de moderna que de vida”.

Imagen: La Jiribilla

Cada foto suya refrenda esta dicotomía social en franca confrontación: transnacional versus nación, abundancia versus pobreza. Kaloian confronta dos vidas o imágenes, la de las vidrieras y la de las aceras. Las transparencias de los anuncios lumínicos escancian su luz sobre la trama urbana, sin que por ello puedan obnubilar las mentes despiertas y críticas de los mejores hijos del pueblo. “Mucha tienda, poco espíritu”, escribió José Martí. Sin dejar de ser estéticamente correctas, el mensaje de estas fotos es, a veces, desolador. Como siempre, Mafalda tiene razón. Para suerte suya y nuestra, encontró un amigo en Kaloian, y no un amigo cualquiera, sino uno que la entiende y ama, porque su arte es a la vida, lo que una mirada cuando callan las palabras.

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato