Presentación de Ediciones Extramuros en el Pabellón Cuba

Tres grandes en una misma cuerda

En el marco de la 22 Feria Internacional del Libro, el Pabellón Cuba, sede de los jóvenes en esta fiesta, fue el espacio para la presentación de tres volúmenes bajo el sello de la Editorial Extramuros, moderada por el escritor matancero Enmanuel Tornés.

Notas “en” Piñera, de Norge Espinosa; El fulgor de las palabras, de María Eugenia Mesa Olazábal, y la obra de Enrique Cirules, Hemingway, los otros y yo, constituyen los ejemplares que salieron a la luz para fortalecer, a decir del autor de Hemingway…, esa “relación entre la historia, la cultura y la literatura”.

Sobre el modo en que Norge Espinosa ha leído a Virgilio Piñera, y las diversas maneras en que ha estado en contacto con él, versan las líneas por las que se desdoblan los siete ensayos —concebidos desde 1995 hasta la fecha— que comprende el primer libro mencionado. Con el objetivo de buscar en los textos del célebre dramaturgo su verdadero perfil, Espinosa comenta que el libro plasma lo que él como lector ve en Piñera, y cómo ha vuelto una y otra vez a Virgilio, porque “su grandeza consiste en que aquello que avizoró acontece hoy”.Como persona en personaje reconoce a un Virgilio Piñera que, desde la trascendencia de su obra, enseña a  entender la cultura y la literatura cubana. 

Imagen: La Jiribilla

Notas “en” Piñera es un libro que devela el propio lenguaje que el autor aprehende de sus comprensiones a partir de la profundidad de lectura y análisis de la obra virgiliana. Como fiel discípulo, Norge Espinosa revive la imagen crítica y actual del pensamiento y concepción del arte y la cultura de su maestro, regalándonos un texto con la frescura de un joven dramaturgo y convocando al diálogo intenso entre quienes discurren en la diversidad de opiniones, sin olvidar la crítica como el espacio de reflexión para las nuevas generaciones.

Tras El fulgor de las palabras de Dulce María Loynaz, María Eugenia Mesa Olazábal pretende sacar a la luz 28 poemas de quien fuera Premio Cervantes de Literatura, publicados en los periódicos La Nación y La Discusión entre los años 1919 y 1921, primeras décadas de la República y periodo esencial para la crítica. En un primer capítulo, la autora del libro narra el despertar que le produjo el hallazgo de estos poemas y reflexiona acerca del fortuito encuentro, aportando valiosos datos a los estudiosos de la obra de la prestigiosa poetiza.

Enmanuel Tornés, refiriéndose al contenido mismo del volumen, apunta que Dulce María Loynaz consideraba menores esos poemas por ser los primeros de un comienzo de inagotable verso con el transcurso del tiempo, de los que fueron el primer público sus hermanos y luego toda la nación gracias a la insistencia de su padre, el General Enrique Loynaz del Castillo, a los editores de los periódicos que vieron nacer su obra.      

Además, se incluyen seis anexos entre los que se cuentan las cartas del General Enrique Loynaz del Castillo a los periódicos La Nación y La Discusión, y diferentes estudios sobre Dulce María Loynaz, los cuales fungen como materia prima para próximas investigaciones alrededor de la obra de la Dama del siglo XX de la Poesía cubana, según referenció el presentador.

Con Hemingway, los otros y yo, Enrique Cirules ofrece una nueva mirada hacia el verdadero vínculo de Ernest Hemingway con La Habana, sus amores clandestinos y su inconformidad con las versiones cinematográficas hechas a sus novelas. Algunos especialistas norteamericanos plantean que Hemingway se había aclimatado en Cuba porque era un país con zonas costeras y de buena pesca; pero, en realidad, su afición por La Habana surge en su segundo viaje a la Isla en la década del 30, al conocer a la bella Jane Mason, quien mantenía matrimonio con un multimillonario norteamericano.

“Tuvimos mucha resistencia por parte de los historiadores, investigadores y críticos de las grandes revistas norteamericanas, hasta que la nieta de Jane Mason encontró, hace cuatro años, en un viejo baúl del caserón de New York toda la documentación y las cartas entre Jane y Hemingway. El descubrimiento de toda la correspondencia selló la investigación que hasta el momento veníamos desarrollando”, comenta el autor ante la polémica que el estudio desató. 

El universo en el que Cirules nació y se desarrolló, sus mayores influencias literarias, así como el desafío de su propia forma de creación, conforman el entramado de esta compilación de ensayos.

Una conferencia magistral ofrecida en la Universidad de Chile, por el también escritor de Conversación con el último norteamericano, constituye el inicio del volumen presentado, donde se refleja la visión del autor de cómo escribir un testimonio a partir de su propia experiencia literaria.  

El segundo ensayo reúne las historias de fuga y amor de Jane y Hemingway, contadas por los pescadores del embarcadero del Guicho, al norte de Camagüey, desde donde Cirules visionara el inicio de su obra, concretada en este estudio.

Además, explica de manera sencilla las razones por las cuales Hemingway se sintió inconforme con las versiones cinematográficas de sus novelas.

“Afortunadamente Hemingway no vio Islas en el Golfo, pues todo fue una real farsa. Se suponía que la película estaría inspirada en el libro, y todo fue trastocado. Ni tan siquiera el filme se enmarca en el contexto de la década del 40 en La Habana, con el Floridita, Finca Vigía, la actividad mafiosa de la época... Aunque Hemingway no vio publicada en vida su novela Islas en el Golfo y su edición en el 70 fue mutilada, cuando uno lee cuidadosamente sus páginas se percata de la presencia de las raíces que fueron suprimidas por la complejidad de la obra para la época.

Imagen: La Jiribilla

“Uno se sorprende de los cambios, supresiones y manipulaciones que se realizaron con la novela de Hemingway, aunque la sorpresa no es tan grande cuando se trata de Hollywood. La historia del cine hollywoodense refleja los crímenes cometidos en relación con Cuba y las tres novelas de Hemingway que pueden leerse como literatura cubana, digamos: Tener o no tener, El viejo y el mar e Islas en el Golfo”.

La mayor motivación de Enrique Cirules durante estos 15 años de investigación, en palabras del propio autor es “quizá la comprensión de que ahora es que estoy aprendiendo a escribir, y que me estoy acercando a la literatura de una forma casi mística; es como si estuviera empezando ahora y que para ese comienzo he de empezar a hacer un recuento del camino que he andado y cómo lo he andado. Cuando digo que estoy empezando a aprender no son palabras retóricas, me asombro cada día del camino que tenemos aún por recorrer en la creación de la literatura cubana a partir de la fabulosa historia de la nación cubana”.     

En esta última publicación, Cirules refiere el vínculo de los desafíos de la creación literaria al plano de la conformación del oficio de escritor, y al respecto comenta: “Todos los oficios requieren de un entrenamiento, aprendizaje y conformación,       —hasta el más sencillo—. Esto forma parte de una cultura que se perfila en el aprendizaje, donde ningún oficio puede desdeñar a otro. En el oficio de escritor, casi siempre hemos sido muy herméticos. Nadie se pregunta ni llega a conocer cuántos años pueden pasarse los escritores en la realización de una obra, o cuántas veces fue escrita una misma cuartilla. Lo meritorio a resaltar es la cultura que se halla en cada libro. No es posible construir una obra de arte desde la espontaneidad, y pensar que se hace desde ella, esto conduce al ser humano a que no se esfuerce por conquistar lo que es capaz de conquistar si se empeña en el proceso de conquista”.    

Mezcla de raíces, historias de vida y formas de creación asientan la identidad cultural de grandes de la literatura como Virgilio Piñera, Dulce Maria Loynaz y Ernest Hemingway, que esta vez se evocan en las obras de quienes preservan hoy, el legado del oficio de escribir.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato