Entrevista con Diego Gutiérrez

Condicionando el reflejo de la Trova…

Conocimos su música en el “espacio lindo de El Menjunje”, como él mismo afirmara después, donde jueves tras jueves, fuimos fieles amantes de la Trova y la Trovuntivitis que hacía posible todo aquello. Diego proporcionaba, con su peculiar fusión de trova-pop-rock, mucho color y dinamismo a ese lugar lleno de personas que se sentían como en casa.

Imagen: La Jiribilla

Por aquel entonces, Diego Gutiérrez construía, junto con Alain Garrido, Roly, Leo, Karen, y cualquier visitante, un mundo extraño y delicioso que solo quien estuvo allí alguna vez, conoce. Ahora, con su banda, pero con el mismo pelo largo, los collares y las gafas, no deja de ofrecer momentos gratísimos cuando se para en un escenario acompañado de la guitarra bicolor. Momentos como los que regaló este martes al público de El Patio de Baldovina, con su concierto Reflejo condicionado.   

¿Por qué Reflejo condicionado?

“Reflejo condicionado” es una canción que escribí hace poco, es como una avanzada hacia el nuevo proyecto discográfico que debe salir en 2013. El tema lo escogí para hacer un nuevo video clip promocional y parte de una experiencia que tuve en la secundaria; yo pensaba que todos se iban a sentir identificados con el título de la canción, ya veo que no es así… Me baso en la historia del científico ruso Pávlov, que tenía un experimento con perros; les tocaba una campanilla a cierta hora del día, los alimentaba, y entonces, por un estímulo el perro empezaba a salivar. Intenté vincular esto con una historia de pareja. El director del video hizo otras lecturas, lo que permite la variedad de interpretaciones. Básicamente es eso, la historia de una pareja que se está desintegrando, en la que él reconoce que ya está condicionado por ciertas cuestiones a las que se ha acostumbrado de ella.

Este concierto en El Patio de Baldovina  lo titulé con el mismo nombre porque es un tema que está “sonando” mucho últimamente en la televisión y en la radio…, y de esta forma intento darle más promoción. Ha sido más acústico, más sencillo, más trovadoresco, porque este es un espacio que me brinda confort. Es la primera vez que me presento en concierto, pero he venido otras veces y sé de la cercanía de este lugar.

¿La nueva propuesta discográfica sigue la misma línea de tus anteriores creaciones?

Este tema y el nuevo proyecto que tengo están más en la línea del primer disco, De cero, o sea, la sonoridad más cercana al rock; pero jugando mucho con otros géneros. Cuando alguien escucha mis canciones se percata de la variedad de géneros musicales que fusiono; y aun más, de la estética que sigue Reflejo condicionado y que está presente en el timbre de mi primer disco producido por Elvis Ferrer, un fonograma muy guitarrero, “muy con banda”.  

Imagen: La Jiribilla

Ya nos comentabas de tu nuevo  proyecto de grabación, que suponemos, sea lo que te ocupe más tiempo; pero no por ello dejas de regalar tu música en otros espacios,  ¿cuáles serán las próximas presentaciones de Diego Gutiérrez y su grupo?

Hasta el momento he estado en muchos espacios fijos: en El Barbarán, en la Casa de la Música de Miramar, en el Diablo Tun Tun, presentándome con mi banda, con su formato más ampliado. El próximo día 18 vamos a ofrecer un concierto en las afueras de Casa de las Américas, recordando ese concierto idílico de hace 45 años con Santiago Feliú, Pablo Milanés, Noel Nicola... Ese día compartiré el escenario con Kelvis Ochoa, Tony Ávila y William Vivanco. Además, el 27 de febrero estaré con mi banda en el Salón Rosado de la Tropical, y tendré como invitado al DJ Ivan Lejardi, con quien hice una gira nacional que se llamó 40 Trova Mix. Fue una mezcla de la música electrónica con canciones nuestras y de la Nueva Trova, celebrando el aniversario 40 de la Canción protesta.

¿Es la mezcla de ritmos lo que distingue tu música?

Como yo la veo, es desde siempre una mezcla de géneros diversos, una forma de vivencias distintas.

¿Qué influencias tiene la fusión de géneros en tu música?

Comencé a componer canciones al llegar a Santa Clara, en la Universidad Central de Las Villas, Marta Abreu, y fue allí donde creamos el espacio la Trovuntivitis junto con Roly Berrío, Alain Garrido, y Leonardo García. En ese momento, ya tenía varias influencias de la Nueva Trova, pero sobre todo de la llamada vieja trova, que todavía la disfruto mucho, y también de la música norteamericana, inglesa, y de muchas partes del mundo. Me gusta dejarme influenciar por todas esas músicas. Mientras más ingredientes tenga la música, será más rica.

¿Qué le dejas a Santa Clara?

Hace tiempo que no voy a cantar a Santa Clara, pero tenemos un proyecto de documental dedicado a la Trovuntivitis, con realizadores argentinos. Pretendemos que la gente conozca sus inicios, sus integrantes y su historia. La verdad es que añoro un poco el contacto cada semana con ese público y con ese espacio para cantar, donde de alguna manera, me inicié.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.