Literatura infanto-juvenil en la 22 Feria Internacional del Libro

¿Qué libro me compraré?

Soledad Cruz • La Habana, Cuba
Fotos: K & K

Una semana antes del comienzo oficial de la 22 Feria Internacional del Libro, la Capital era ya una ciudad asediada por la buena provocación de los libros y por la legendaria inquietud de la Cucarachita Martina al encontrarse la famosa moneda mientras barría el frente de su casa.

¿Qué libro me compraré? Ha sido la interrogante visible en los rostros ante la diversidad de títulos en el Pabellón Cuba, La Cabaña y tantos otros espacios de esta fiesta extendida por La Habana y que abarca todo el país. Pero, sobre todo, los padres de los más chicos tendrán una buena disyuntiva entre el más de centenar de obras para diferentes edades al alcance del reclamo, aunque bajo protesta del bolsillo, que según encuestas realizadas no se corresponde con los precios, aunque también hay diferentes precios.

Imagen: La Jiribilla

La situación económica cuenta, por supuesto, pero no empaña el esfuerzo tremendo de la economía nacional por no dejar de invertir en aspectos fundamentales del bien común como el enriquecimiento cultural, la posibilidad de que los escritores puedan llegar a sus destinatarios y los lectores tengan diversas opciones.  Poco se sabe  de lo que cuesta hacer un libro, no hay referente financiero del asunto, porque todavía poco se habla de costos como resorte ilustrativo para el entendimiento de lo que ocurre en la vida nacional al respecto.

Sin duda, la literatura para niños y jóvenes, que suele ser la más demandada, ha tenido mayor visibilidad en esta ocasión al ser objeto de interés de programas radiales y televisivos y este año, además de sus escenarios habituales en el Pabellón Tesoro de papel en La Cabaña, el Pabellón Cuba y el ya frecuente espacio en la Sociedad Cultural José Martí, se ha agregado el Proyecto cultural comunitario El cochero azul, de la editorial Gente Nueva, en calle 2 entre 3era. y 5ta., próximo al litoral vedadense.

Allí se ha inaugurado Martí en mí, una hermosa exposición fruto de un concurso nacional de dibujos, se ha agasajado a los premiados del municipio Plaza de la Revolución en literatura, se ha entregado la Distinción a la Humildad Dora Alonso a Armando Hart, se han presentados novedades editoriales, se han realizado encuentros con los niños de las escuelas cercanas, y han acontecido espectáculos dedicados a la cultura de Angola, país invitado de la Feria.

El intercambio con los niños es cada vez más intenso y frecuente, particularmente con los que muestran vocación para escribir o son lectores asiduos.  Y el evento sobre la literatura dedicada a los más jóvenes incluyó el conversatorio “La literatura que nos gusta, los libros que necesitamos”, coordinado por el bibliotecario Adrián Guerra con niños del Taller de la Biblioteca Rubén Martínez Villena y miembros del club  de Carlos Frabetti de Alamar. También hubo un intercambio con niños escritores en el Pabellón Cuba organizado por el Centro Provincial del Libro de La Habana.

En todos los espacios dedicados a los lectores bisoños payasos, canciones, juegos han estado vinculados con la festividad, con incremento de los libros que también apelan a esos recursos para conquistar la atención de los pequeños. Los ejemplares troquelados resultan muy atractivos al público; en este sentido, Gente Nueva puso en circulación los títulos Conjuro, Sapoco, Cosmonauta, Mariquita María, y un Caracol habitado, y la Casa Editora Abril presentó Aventuras en el reino de la ortografía, Fábrica de fábulas, El cerdo comilón, El sombrerito mambí y Una oca muy loca.

Imagen: La Jiribilla

Todas las editoriales, las nacionales y territoriales, tienen propuestas de libros para niños y jóvenes, después de Gente Nueva, la Casa Editora Abril es la que más títulos ofrece y tiene fuerte presencia tanto en el Pabellón Cuba como en el Pabellón infantil de La Cabaña con textos de autores consagrados como Miguel Barnet, Nersy Felipe, Alberto Yañez, Olga Marta Pérez, y cerca de 30 obras de muy diversos escritores y temas, mientras Cauce, otra de las opciones literarias emblemáticas para los chicos presenta entre sus novedades Cuanto cuestan los abuelos, El mar no tiene color, Finas hebras, La comarca de la abuela chicha y Los ojos del corazón.

Después de la Feria lo más importante es que ese centenar de propuestas destinadas a los niños y jóvenes llegue a la mayor cantidad de librerías del país, pero sobre todo a las bibliotecas públicas y a las escolares, para que en estas también reine la Cucarachita Martina, pero esta vez con otra pregunta ante la cantidad de opciones que descansan en los estantes: ¿Qué libro me leeré?

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • S