Presentan dos libros de Leonardo Padura

Un autor universal que escribe para Cuba

Helen Hernández Hormilla • La Habana, Cuba
Fotos: Victor Junco

No hizo falta el concierto de un cantante de moda para abarrotar el patio del Pabellón Cuba, sede de los jóvenes en la 22 Feria Internacional del Libro de La Habana. El escritor Leonardo Padura volvió a demostrar que es uno de los autores contemporáneos más demandados en la Isla, al colmar de público la presentación de su novela El hombre que amaba a los perros y del libro de ensayos y artículos periodísticos Un hombre en la Isla. Crónicas, ensayos y obsesiones. Ambos títulos ilustran las áreas principales en la creación del más reciente Premio Nacional de Literatura en Cuba: la narrativa y la prosa reflexiva, cultivada a través del ensayo y el periodismo.

Imagen: La Jiribilla

Un hombre en la Isla…, editado por el sello provincial de Villa Clara, Sed de Belleza en 2012, compila varios de los trabajos publicados por el autor en la última década en medios de prensa o leídos como conferencias. A decir de Graziella Pogolotti en una reseña publicada hace unos meses en el portal Cubarte, en este libro “con un poco de sal y alguna pimienta, Leonardo Padura convoca a los muchos de la Isla a sentir escozor en la piel para seguir construyendo, tomando partido junto a Heredia y contra Del Monte, la utopía del ser cubano”. El título ya había sido presentado en Santa Clara a mediados del año pasado y en la Casa de las Américas durante la Semana de Autor de 2012 y se piensa reeditar, próximamente, con la inclusión de otros ensayos. Aunque se ha internacionalizado como narrador, Padura no abandona el quehacer periodístico que, desde 1980, ha ejercido en publicaciones como El Caimán Barbudo, Juventud Rebelde, La Gaceta de Cuba y, desde hace 15 años, como columnista de la agencia de prensa Inter Press Service (IPS).

El hombre que amaba a los perros (UNION 2010, 2012) regresa al panorama editorial cubano luego de haber obtenido el Premio de la Crítica Literaria en 2011, uno entre los múltiples galardones conseguidos por esta novela desde su publicación, en 2009, por la editorial española Tusquets. La historia del asesinato del político y revolucionario soviético León Trotsky funciona como detonante argumental de la obra, estructurada en tres planos narrativos que incluyen la perspectiva de Trotsky, de su asesino Ramón Mercader, y de un cubano contemporáneo con el escritor que por circunstancias diversas se adentra en la revisión de estos hechos. Según ha revelado el autor en varias presentaciones y entrevistas, la novela resulta también una reflexión propia acerca de la Historia reciente y la (de)construcción de las utopías preconizadas por el socialismo de Europa del Este.

Imagen: La Jiribilla

“Es un libro que cuenta un momento esencial en la historia del siglo XX: el asesinato de León Trotsky en 1940 a manos del comunista catalán Ramón Mercader, que cumplía órdenes directas de Joseph Stalin”, ilustró en la presentación.

Para la mayoría de quienes habitan en Cuba se trata de una historia poco conocida, por lo que el escritor investigó durante varios años, incluidos los tres de escritura. “Fui descubriendo sucesos históricos, acontecimientos, personajes, coincidencias, cruces de camino de todo lo que tuvo que ver con la perversión socialista en manos de Stalin”, reveló.

Padura confesó que este libro resultó muy complejo de escribir, no solo por la cantidad de información que maneja, sino por su estructura. “Antes de comenzar a leer ya se sabe lo que ocurre en el momento climático porque es un acontecimiento histórico bastante conocido”, expuso. Esto lo obligó a echar mano a recursos literarios que mantuvieran el interés del lector por lo que se iba a contar, entre los que se encuentran la estructura en tres tiempos de la narración.

“Es un libro que significó para mí muchos descubrimientos y creo que lo mismo sucede con los lectores cubanos, porque es una fuente de conocimiento de historias cercanas, a las que no habíamos tenido acceso y que, de algún modo, marcaron nuestras vidas”, comentó.

La satisfacción de saberse acogido por sus lectores naturales ha sido una de las mayores gratificaciones del autor de la tetralogía Las cuatro estaciones, protagonizada por el célebre inspector Mario Conde, con la que se dio a conocer en la década de los 90. “Muchas personas me han agradecido por escribir este libro porque al leerlo aprendieron. Para cualquier escritor establecer una relación de este tipo con sus lectores naturales, sentir esa gratitud, es algo muy reconfortante”, confesó.

Imagen: La Jiribilla

Aunque sus libros no son tan comercializados en Cuba como la demanda requeriría, Padura ratificó su compromiso con sus seguidores en la Isla, a quienes dedicó el Premio Nacional de Literatura que recibirá oficialmente este domingo 17 en la Feria.

“Es un premio que abre espacios, demuestra comprensiones, alienta a demostrar que desde dentro de Cuba es posible tener una actitud diferente —opinó—. Tenemos que trabajar por esa diferencia, por levantar los techos de tolerancia desde dentro y desde fuera de la literatura”.

“Este Premio es resultado no solamente de lo que haya escrito en la soledad de mi estudio, sino de lo que ustedes han aportado a esa literatura con estas manifestaciones de cercanía, de solidaridad y de gratitud”, declaró el narrador ante cientos de personas que no temieron a la intrusa llovizna ni a las temperaturas descendentes con tal de llevarse a casa alguno de los ejemplares vendidos. Es probable que la estancia de estos títulos en las librerías no supere la usual fugacidad, en muestra, una vez más, del lugar relevante que ha ganado este autor en las letras nacionales, tanto por la altura estética de su prosa como por la comunicación profunda con sus contemporáneos.

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato