Entregan Premio Nacional de Literatura 2012

Padura: un cubano de estos tiempos

Mabel Machado • La Habana, Cuba

Mario Conde estaba allí, esperando el momento en que Leonardo Padura recibiría el cuadro pintado por Fariñas, donde consta oficialmente su entrada en la lista de los Premios Nacionales de Literatura de Cuba. Hace más de 20 años que el ex policía acompaña al escritor en intervenciones públicas, en los encuentros con sus editores de Tusquets y de La Habana, en las gradas del Estadio Latinoamericano donde juega el equipo Industriales, en las caminatas por el barrio con sus perros, en las noches junto con Lucía y en las jornadas de escritura solitaria en la casa de Mantilla.

La literatura, una riesgosa obsesión que raptó a Padura hace más de tres décadas, le dio la oportunidad de conocer al “jodido, cornudo y aprendiz de escritor” que ha sido el Conde. Esta tarde, durante la Feria del Libro, el autor de una de las sagas policiales más importantes de las letras cubanas en este último medio siglo, advirtió la presencia del protagonista y quiso reciprocarle la fidelidad. Mario Conde, dijo, le ha ayudado “a entender este país singular y enigmático en el que vivimos, a veces