Panel Crítica y promoción literaria en revistas culturales cubanas

Un espacio para el debate

Fotos: Victor Junco

El Centro Cultural Dulce María Loynaz  abrió sus puertas en el día de ayer para el desarrollo de un panel sobre crítica y promoción literaria en revistas culturales cubanas.  Representantes de diferentes publicaciones reflexionaron acerca de la importancia que debe tener la crítica como  espacio dentro de sus revistas.

Imagen: La Jiribilla

Yuniel Riquenes de la revista de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) de Santiago de Cuba, Caseron, explicó que el ejemplar trata de recoger lo relacionado con el quehacer literario y cultural, principalmente de la provincia y además, en el país.

“Tenemos que tener en cuenta el público al que van dirigidas nuestras revistas”, señaló, “estamos en momentos en que ellas deben aglutinar la mayor cantidad de personas posibles y no solo a escritores”.

Amnios, otra de las revistas presentes en la cita, es un espacio para la poesía de Cuba y el resto del mundo. Su representante, Roberto Manzano, resaltó la importancia de que cada una tenga una filosofía frente a la literatura, la realidad y el mundo en general.

Imagen: La Jiribilla

El moderador del encuentro, Juan Nicolás Padrón, dio la palabra a Alberto Edel Morales Fuentes, director de la revista La letra del escriba. “Está pensada desde el mundo de los escritores para lectores críticos (…) intenta construir un puente de diálogo con estos desde una mirada intelectual. No está hecha para letrados,  aunque sea consumida, principalmente, por este tipo de público”.

“Independientemente de que publiquemos un artículo que pueda ser muy polémico o muy crítico, lo importante es intentar que cada espacio de la revista sea lo suficientemente dialogante e inquietante como para que el tipo de lector a que está dirigida pueda sentir que no es indiferente a esa lectura”, expresó.

La revista de cultura cubana La Jiribilla pensada para internet, pero que versiona para el papel cada dos meses, fue otra de las presentes. La subdirectora de la publicación, Yinett Polanco, comentó referente al tema: “Hemos ido perdiendo el entrenamiento a recibir y hacer críticas. La crítica literaria no es, a mi juicio, más que una expresión del ejercicio de ciudadanía, y el cubano como ciudadano ha ido perdiendo el hábito de ejercer la crítica (…) Paradójicamente, la crítica literaria es una de las más resentidas cuando debería ser todo lo contrario”.

“La gaceta no pretende ser una revista para mayorías sino para grandes minorías (…) para un público interesado”. Con estas palabras Norberto Codina, director de La Gaceta de Cuba inició su ponencia, en la cual explicó la importancia que tiene el perfil de una determinada publicación y lo asociado que debe estar esta al público.

Imagen: La Jiribilla

Carlos Velazco, de la revista Unión, fue el último panelista en intervenir y apuntó: “En el caso de una revista como esta, siempre tratamos de hacer una crítica seria, profunda y que busque comunicabilidad con el lector. Nosotros entendemos que la crítica no solamente acompañe, sino jerarquice. Por lo general, se adolece en nuestras revistas de una crítica de compromiso”. 

La jornada finalizó con otro panel sobre la literatura de las nuevas hornadas de escritores en revistas culturales latinoamericanas.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato