Norman Girvan

Miradas hacia el interior del Caribe

Lisandra de la Paz • La Habana, Cuba

Actualmente, la región caribeña atraviesa por grandes desafíos. La injerencia de las corporaciones transnacionales, el colonialismo y el robo de cerebros, son algunos de los obstáculos que interfieren en el desarrollo autónomo de la región.

Esclarecer ante los ojos del Caribe estos problemas, es el objetivo inminente del económico jamaicano Norman Girvan con la presentación del libro El Caribe, dependencia, integración y globalización. “El Caribe de mañana no será una concepción anglófona o hispánica, y no estará atado a un espacio geográfico o a una definición. Será una comunidad que comparta intereses y estrategias económicas, sociales y políticas, con la inclusión de diferentes lenguas y expresiones culturales, sin demérito para la diáspora caribeña” —indicó el intelectual durante la presentación del texto.

En entrevista exclusiva con La Jiribilla, el también profesor emérito de la Universidad de las Indias Occidentales, se trasladó hacia el interior del Caribe angloparlante.

En esta 22 Feria Internacional del Libro, ha traído a La Habana el libro El Caribe, dependencia, integración y globalización, que pretende ofrecer una caracterización socioeconómica de esta región. 

Es un libro que trata, sobre todo, temas económicos concernientes al Caribe angloparlante; no solo contiendas económicas, pero sí la mayor parte. Por ejemplo, comienza con una observación con respecto a las distintas definiciones de lo que es el Caribe, los distintos “caribes”, con sus distintos idiomas: el Caribe de las islas y algunos territorios de tierra firme, y el Gran Caribe, que abarca toda la cuenca de la región, podríamos decir.

Las distintas instituciones como el CARICOM (Asociación de Estados del Caribe) y la CEPAL (Comisión Económica Para América Latina y el Caribe), y otras instituciones que surgen, constituyen una expresión de desarrollo, que se hace muy interesante. Después de 30 o 40 años, el Caribe de los angloparlantes amplió su enfoque, su perspectiva… El libro aborda los intentos de integración económica del Caribe angloparlante, los problemas que han encontrado, y las razones por las que han surgido estos problemas, que no terminan con la construcción y el espacio económico como tal, sino con las violaciones neocoloniales de la Unión Europea. Por otro lado, está la cuestión del ALBA, como alternativa de integración para los países caribeños, que también se aborda en el volumen. Termino con un análisis sobre los 50 años de independencia insular del Caribe angloparlante, el fracaso del intento de integración política en los años 60, en la federación de las urnas occidentales, y la experiencia de seguir a la independencia constitucional a nivel de cada isla por sí sola, y no mediante una agrupación política; es necesario hacer un balance de eso. La integración es una necesidad para lograr más soberanía, por eso se hacen precisas la superación de la dependencia, y la integración como instrumento de esa superación, en función de la soberanía; una soberanía más sustancial que constitucional.

El Caribe es una región multicultural, multiétnica y multilingüe que, a pesar de ello, ha realizado grandes esfuerzos por la integración, tanto económica como cultural y social. ¿Qué factores cree que sean indispensables para lograr esa integración?   

La cultura es un factor clave para jugar en la construcción de una conciencia panacaribeña porque, aunque existan diferencias culturales, idiomáticas, étnicas, también convergen muchos rasgos comunes que se derivan de esa cultura y de la historia que la precede ―la explotación colonial, la explotación de la plantación—. La cultura, así como el esfuerzo intelectual, son indispensables, porque en realidad la conciencia panacaribeña sí existe, pero lo que hace falta es su reconocimiento, a través de los libros, la historia, el intercambio entre jóvenes, entre maestros, a nivel académico, o a distintos niveles de la sociedad, entre organizaciones… Todos juegan su rol.

El Caribe demoró en lograr la “independencia” de sus colonias. La función de esta región como fuente de materias primas y recursos humanos de las grandes potencias, no permite que esa emancipación total se logre…

La exportación de materias primas, de recursos naturales, el turismo, las remesas, son los principales problemas que afronta la región para lograr su total independencia económica. Para transformar esta realidad, la agricultura es clave porque gastamos muchísimas divisas en la importación de alimentos, y tenemos recursos allí que no se explotan lo suficiente. Asimismo, es clave la ciencia y la tecnología, y la recuperación de las materias primas.

¿Qué alternativas eficaces serían fundamentales, a su entender, para que El Caribe se convierta en una región autónoma e independiente?

Es necesario que la parte angloparlante de la región entienda que la importación no es la solución para la satisfacción de las necesidades de los pueblos. La importación es peligrosa y perjudicial para la economía interna, gastar tanto dinero es una desventaja que afrentan las economías de los pueblos. La política económica tiene que favorecer la producción y el consumo, la política de precios, de subsidios, de exportación; se debe favorecer la producción interna. El segundo paso a efectuar sería hacer disponibles las tierras productivas a los pequeños productores para la obtención de bienes para el consumo interno. Lo tercero es facilitar, por medio del agua, de la irrigación, el desarrollo de la agricultura, e incluso, la orientación de la ciencia y la tecnología en apoyo a la producción para ese consumo interno. El cuarto escalón sería la inversión en medios de transporte entre las islas del Caribe, para facilitar el comercio  intrarregional.

Para concluir, ¿cómo caracterizaría, en lo social y lo económico, al Caribe en la actualidad? 

El Caribe angloparlante, y también Haití y República Dominicana, están muy sujetos a influencias externas; por eso creo que la sociedad tiene un cierto grado de desorganización, marcado por la emigración, la fuga de cerebros, que en las capas de la educación arriban ya a 1/3. En Jamaica este fenómeno sube a un 80 porciento anual, y en países como Guyana, República Dominicana, Barbados, Trinidad y Tobago… a más del 60 porciento. Un país no puede desarrollarse con estos obstáculos. En general, veo al Caribe, repito, con un cierto grado de desorganización, un agotamiento extremo de recursos humanos y una subyugación a intereses foráneos. Todo esto constituye un gran desafío que debemos enfrentar.    

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato