Otorgan X Premio Internacional de Ensayo Pensar a Contracorriente
a José Luis Gallegos Quezada, de México

Nuevos desafíos al mainstream intelectual

Marianela González • La Habana, Cuba
Fotos: R. A. Hdez

Décima edición. Ciento noventa textos. Veintiséis nacionalidades. La mayor convocatoria desde que en el año 2004, la Editorial de Ciencias Sociales y el Instituto Cubano del Libro apostaran por un certamen que no solo fuese propuesta crítica en torno a los problemas más acuciantes de este tiempo, sino, sobre todo, una mala nota en el canon del mainstream intelectual —incluso, dentro de los grandes circuitos editoriales y académicos del pensamiento llamado de izquierda—. El Premio de Ensayo Pensar a Contracorriente, en su entrega de 2013, ha rebasado los límites del asombro, con el reconocimiento a autores cada vez más jóvenes, se instala ya entre las lides más atendibles de su tipo en el continente.

Imagen: La Jiribilla

Ernesto Domínguez, Hugo Argotti y Nils Castro, en calidad de presidente del jurado, tuvieron a su cargo la lectura de los ensayos presentados según las bases anunciadas en febrero de 2012. Después de deliberar, teniendo en cuenta la importancia y actualidad del tema abordado, la profunda discusión en torno a conceptos centrales en el mundo contemporáneo desde posiciones alejadas de toda ortodoxia, la claridad del lenguaje utilizado y la calidad de la redacción, acordaron por unanimidad otorgar el premio al ensayo “La racionalidad del imperialismo estadounidense en América Latina: de la lucha contra el comunismo a la guerra contra el narcotráfico”, presentado por José Luis Gallegos Quezada, de México.

Para sorpresa del público reunido, como cada febrero, en la Sala Nicolás Guillén del complejo Morro-Cabaña, en La Habana, el autor del texto no sobrepasa los 25 años: Gallegos Quezada es aún estudiante de tercer año de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de México, y llegaba a la capital cubana justo para no perderse el anuncio oficial de los resultados del premio. No conoce la Isla, apenas ha visto el camino que lleva desde el Aeropuerto Internacional José Martí hasta la fortaleza colonial donde esta Feria del Libro tiene lugar; pero desde esta geografía física e intelectual ha recibido no pocas coordenadas: el Apóstol, José Martí, y el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, son referentes que hilvanaron su discurso ante una sala colmada de público.

Imagen: La Jiribilla

La motivación para escribir el ensayo, contó, parte de su vivencia como alumno de un curso de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Colorado, EE.UU. Irritado por el cinismo del profesor, que hablaba de ocupaciones en todo lo largo y ancho del territorio continental como si de un proceso natural se tratase, el joven estudiante no titubeó en “desempolvar el concepto de Imperialismo” para denunciar la visión que de las acciones neocolonizadoras y depredadoras de ese país ha pretendido posicionar el historicismo tradicional. Las ciencias sociales y políticas no son como la Química o la Biología, dice Gallegos: tratan con relaciones históricas, y rescatar conceptos esenciales para esas relaciones implica también empoderar sujetos de cambio.

“Como ven, los pensadores que ya rozamos la tercera edad podemos descansar, convencidos de que el relevo está garantizado”, comentó con el público Nils Castro, en tono de broma pero visiblemente impresionado con la coherencia del discurso del joven mexicano.

Por otro lado, como es habitual, el certamen también reconoció otros ensayos como Menciones de Honor: “A la sombra de una pedagogía liberadora: los desafíos de la izquierda latinoamericana a propósito de un ensayo de Paulo Freire”, de Yoel Cordoví Núñez, de Cuba; “Sobre el origen”, de Mariano Dubín, de Argentina; “Revolución bolivariana: hegemonía y alianzas de clase en el socialismo del siglo XXI” de Gorka Xabier Montija Rodrigo, de España; “El ALBA, la nueva gramática de las relaciones interamericanas y el proyecto”, de Diego Hernández Nilson, de Uruguay, y “La disciplina mediática y el caso de los Cinco”, de Ricardo Alarcón de Quesada, de Cuba.

Imagen: La Jiribilla

A estos títulos, se sumarán en la compilación de textos del décimo volumen Pensar a Contracorriente, otros textos que el jurado propuso para su publicación: “El paradigma político del derecho como fundamento del constitucionalismo moderno y de las teorías jurídicas actuales frente a la realidad de América Latina”, propuesto por Gladstone Leonel da Silva Júnior y Antonio Alberto Machado, de Brasil; “Repensando el socialismo”, de Marcelo Colusse, de Argentina, y “De la incertidumbre, los laberintos de la libertad y otros demonios”, de Jorge González Arocha, de Cuba.

Por otro lado, en esta edición, el certamen incorporó una categoría independiente: el Premio Especial “Una Especie en Peligro”, dedicado a estudios que impliquen propuestas concretas y renovadoras frente al deterioro medioambiental provocado por el sistema capitalista. En este sentido, teniendo en cuenta el abordaje de