Vamos a leer poesía

Dainerys Machado Vento • La Habana, Cuba

Vamos a leer poesía”, exhortó el poeta uruguayo Roberto Bianchi, y ese fue el llamado, el “toque de cornetas”, ese fue el final y el principio. El final, porque para entonces ya habían sido presentados tres libros firmados por bardos de diferentes nacionalidades; y el principio porque todo lo dicho antes tomó cuerpo o palabra cuando Nina Reis, Alex Pausides y el propio Bianchi comenzaron a compartir sus versos con los presentes en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Desde que comenzó la 22 Feria Internacional del Libro, el Hurón Azul de esa institución ha acogido, todas las tardes, lecturas de poetas de diversas latitudes. La sala Villena también fue espacio para los versos, este martes 19 de febrero. A los volúmenes Ríos de cabezas, de Bianchi, y Desbocadas bocas del silencio, de la brasileña Reis, se sumó la presentación de una reciente reedición de Habitante del tiempo, del cubano Alex Pausides.

La editorial uruguaya Abrace, puso su mano detrás de los tres volúmenes, aunque Ríos de cabezas tiene también el sello de la UNEAC. Esta es una compilación de las más de tres décadas de creación de Bianchi, que según él mismo explica en las notas del volumen debemos agradecer a su editora cubana Miladis Hernández.

Entre amigos se hicieron estos lanzamientos editoriales. El poeta uruguayo presentó al cubano, el cubano presentó a la brasileña. La pintora Ileana Mulet cerró el círculo, aunque la ausencia de Miladis Hernández por causas ajenas a su voluntad no hubiera provocado la presencia de la creadora en la mesa, de todos modos compartía páginas con aquellos libros: sus obras adornan interiores y portadas de los dos firmados por autores foráneos. Así que en realidad no faltó nadie.

Durante la presentación de Habitante del tiempo, Bianchi recordó cómo había conocido a Pausides en La Habana, gracias a ese “poeta guajiro, que todos ustedes conocen, iconoclasta él, que se llama Félix Contreras”. Leyó fragmentos del prólogo del libro del cubano, donde se habla sobre la poesía del regreso que se descubre en los versos de Alex, retrato de un viaje que se emprende de muchas maneras.

Su autor bautizó a Habitantes del tiempo como uno de sus libros más afortunados, ese que le gusta regalar a los amigos, y agradeció la voluntad de Abrace en su reedición. De inmediato se cruzaron los papeles y le tocó a Pausides presentar el volumen de la Reis.

Aseguró que la de la brasileña es una poesía que “nos remite a la validez de la entrega y de la ternura”, que muestra la madurez de una autora y su apuesta por la capacidad de riesgo y de sorpresa. Recordó también cómo la había presentado hace 15 años, por primera vez, en Cuba y elogió el camino recorrido por su voz hasta el presente.

Nina Reis agradeció sus palabras, y también el gesto de la pintora Ileana Mulet por cederle varias de sus obras para ilustrar el libro. “La obra se hace para repartirse”, contestó la artista plástica a la par que criticaba el egocentrismo y apostaba por compartir creaciones. Y, en realidad, ese ha sido uno de los más hermosos logros de la Red Iberoamericana de Poetas.

Mulet no se conformó con la ausencia de Miladis Hernández, y de un texto de la editora extrajo casi toda su intervención. Refirió las líneas y preocupaciones comunes que descubre entre la poesía de Bianchi y la de otros como Rubén Martínez Villena; Rafael Alberti. Reconoció la carga social imperante en la poesía del uruguayo, adherida a una realidad social inconmovible, pero apegada a lo humano.

Bianchi agradeció. Conmovido agradeció y lanzó su convocatoria: “Vamos a hacer poesía”. Y la tarde se hizo verso.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato