A los participantes en el lanzamiento de
La verdad me nombra y a todos los que lean esta antología

Antonio Guerrero • Estados Unidos

Tras varios años de labor, llena de amor salga a la luz estos poemas. El 12 de septiembre de 1998, Gerardo, Ramón, Fernando, René y yo, tras un arresto violento fuimos recluidos en el Centro de Detención Federal de Miami. El recibimiento allí fue peor que el que normalmente se le da a un criminal connotado del confeso. Nos ubicaron en celdas aisladas, en un área donde no había nadie más que nosotros, que nos entregaron solamente una colcha y un rollo de papel sanitario. Ese fue el comienzo de 17 meses en celdas de castigo del llamado “hueco”, donde hasta el más violento e indisciplinado de los reclusos allí encerrado podía tener a parte de sabanas, toallas, jabón, pasta y cepillo de diente, algunas de sus pertenencias, algunos libros y hasta un radiecito. En aquellas condiciones nació el primer poema de este libro, yo estaba en aquella celda sin nada más que con mis pensamientos y llegó la poesía. ¿De dónde vino? –No sé. ¿Por qué vino? – Venía a salvarnos. Sí, porque la poesía fue una de las armas de nuestra resistencia a aquella prueba, aquella tortura con la que se pretendía doblegarnos para que traicionáramos a la verdad, y con ello a todo nuestro pueblo noble, digno y heroico. A este libro de los Cinco, por un error mío, le faltó un agradecimiento, pero nunca será tarde para rectificar los errores y que mejor momento que este, para expresarlos. Aitana Alberti y Alex Pausides, muy queridos hermanos de la poesía quienes concibieron este libro, seleccionaron de manera exquisita los poemas y escribieron luego el epílogo. A Juan Carlos y a todo el equipo de trabajo de la Editorial Capitán San Luis, entre los que me atrevo a nombrar a Julito, a Marta, a Norma, a Marilyn; pero fueron muchos más, quienes tomaron en sus manos este proyecto y no descansaron hasta verlo hecho realidad. A Margaret Luis Bécquer, mi inseparable Mari; quien tradujo estos versos al inglés con tanta pasión y profesionalidad. A Omar, por su detallada revisión de todo este complejo trabajo de traducción y a Vera, por la traducción del prólogo. A Eugenio Saco por el trabajo de diseño. A mis hermanos Gerardo y René, aunque me dirían: - Oye, eso no hacía falta-, por las viñetas y el prólogo. A mi hermana porque no es solo mi brazo derecho, sino que es todo lo que soy y sin ella sería difícil desde la distancia lograr estas cosas. A mi madre que con tanto celo guarda todas mis cosas, y sobre todo, mis poemas, que todos son dedicados a ellas,  porque son la esencia del amor infinito que me inculcó. A Miguel Barnet, querido amigo, ejemplo de cubano y poesía, que seguimos y que nos honra presentando este libro. Cinco abrazos. ¡Venceremos!

19 de febrero de 2013, desde la Prisión Federal de Mariana, Antonio Guerrero      

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato