Presentación de Rondando a JJ, tributo a Julio Jaramillo, de Raúl Serrano,
y de Antología de Mujeres Poetas Afroecuatorianas
de la colección Letras, Memoria y Patrimonio

Parte de la memoria cultural de Nuestra América

María Belén Moncay • La Habana, Cuba
Foto: K & K

Muy buenos día queridos hermanos y hermanas de Cuba. Es para mí un motivo de enorme alegría el estar aquí esta mañana, en esta ciudad yen este país, al que queremos y admiramos tanto.

Los queremos y admiramos porque han sido capaces de forjar y sostener un proceso de cambio y transformación profunda, un proceso revolucionario que constituye un ejemplo para toda nuestra América.

Imagen: La Jiribilla

Esta mañana quiero también expresar a nombre de nuestro Presidente, el compañero Rafael Correa Delgado, un saludo fraterno a todo el pueblo cubano que ha seguido de cerca el proceso de la Revolución Ciudadana que precisamente, el domingo pasado, obtuvo un contundente triunfo como nunca antes en la historia política del Ecuador.

Hoy estamos aquí, para ser parte de la Feria internacional del Libro y para presentar a todos ustedes a uno de nuestros mayores cantantes populares, Julio Jaramillo.

Es el alma de nuestro pueblo, es el corazón de nuestras vivencias. Hoy, ese recuerdo, esa memoria y esas canciones, las traemos hasta el Caribe.

Hasta la tierra del gran José Martí, hasta la tierra de nuestros hermanos de lucha, de nuestros hermanos revolucionarios. La memoria de la cultura popular ecuatoriana es una parte de la memoria cultural de Nuestra América, tan propia de los ecuatorianos como de los cubanos. Nuestro pasado nos hermana y el futuro une profunda mente el destino de nuestros pueblos. La conciencia que inspiró la lucha de nuestro querido Viejo Luchador, el gran Eloy Alfaro, colega y compañero de José Martí.

Cuando en 1898, por el Tratado de París, España renunció a todos los derechos en Cuba y la isla proclamó su independencia, el Presidente General Eloy Alfaro, quien apoyó esta causa, fue de los primeros latinoamericanos en reconocer la importancia de la emancipación de la Isla.

La vocación americanista del Ecuador es histórica y nos define como nación. Esta característica nos une irremediablemente, gozosamente, al destino político del pueblo cubano. Y con el fin de estrechar estos lazos, de experiencias entre las instituciones y organizaciones culturales, artísticas, literarias y sociales de ambos países y fomentamos la cooperación en materia de patrimonio, mediante el intercambio y circulación de bienes, servicios culturales y las diversas manifestaciones artísticas.

Este año, que rendimos homenaje al aniversario 160 del natalicio de José Martí, presentamos dos títulos de nuestra colección Letras, Memoria y Patrimonio: en primer lugar, el libro Rondando a JJ, tributo a Julio Jaramillo, de Raúl Serrano, y en segundo lugar, la Antología de Mujeres Poetas Afroecuatorianas. Y aquí también encontramos otra fuente histórica que compartimos con Cuba, todas y todos los ecuatorianos: nuestras raíces africanas. Por ello está también con nosotros Karla Kanora, una de nuestras mayores voces que, en esta ocasión, cantará los temas de Julio Jaramillo.

Julio Jaramillo murió hace ya 35 años. Pero sus canciones siguen cada vez más vivas, cada vez más vigentes y presentes. Es el más grande intérprete de música popular que haya tenido nuestro país. Con su voz generaciones enteras han aprendido a cantar diciendo la verdad del pueblo, hablando en sus propias palabras, que son las palabras de la intimidad y el amor, que son las palabras de la esperanza y las decepciones cotidianas. La voz de JJ resuena todavía en las cantinas, en los bares, en los barrios, en el interior de los hogares de millones de ecuatorianos y ecuatorianas, pero también de millones de latinoamericanos. Miles de mexicanos, venezolanos, colombianos y peruanos se disputan la nacionalidad de Julio, muchos porque no saben que es guayaquileño, pero casi todos porque sienten que es propio, que no hay nada ajeno en él. Es nuestro, dicen, nos pertenece.

Y sí, JJ es una voz privilegiada de nuestro pueblo, de ese que no sabe de fronteras nacionales ni reconoce las diferencias políticas, sino solamente las semejanzas que identifican a los hermanos de una misma sangre y una misma cultura. La música y la voz de JJ ya es un patrimonio cultural de nuestra América, no porque gobierno alguno lo haya declarado, sino porque generaciones enteras de hombres y mujeres ya lo decidieron hace décadas.

Como parte de las políticas públicas para nuestros patrimonios, el Gobierno de la Revolución Ciudadana ejecuta proyectos que tienen que ver con la preservación de nuestra memoria histórica, y de nuestros artistas que han sido quienes han ido configurando nuestras identidades. Por ello, la publicación de este libro que hoy ponemos en sus manos.

Estoy segura que cuando lean este libro no solo conocerán más a nuestro mayor cantante popular, sino que también se acercarán a nuestro país, a nuestra realidad y a nuestra cultura. Y esta será la mejor manera de estar juntos, hermanados en un proceso común de transformación radical. Pues, hoy más que nunca, profundizaremos los cambios que nos lleven a construir un país justo, equitativo, libre y soberano, pero también hermanado con todos los países de Nuestra Patria Grande, de Nuestra América.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato