Vilma Espín: una mujer de vanguardia

Cristina Hernández • La Habana, Cuba
Fotos: R. A. Hdez

Cuando Vilma Espín entró a estudiar Ingeniería Química en la Universidad de Oriente, a finales de la década del 40, no tenía en planes el curso que finalmente tomaría su vida. Pero el golpe de estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, provocó una indignación que se tornó rebeldía y la llevó a convertirse en una de las figuras definitorias de la Revolución cubana, antes y después de 1959.

Imagen: La Jiribilla

Testimonio de esa existencia colmada de actitudes excepcionales es el libro Vilma, una vida extraordinaria, compilado por la Editorial Capitán San Luis y presentado este viernes 22 de febrero en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, sede de la 22 Feria Internacional del Libro, en presencia del Primer Vicepresidente cubano José Ramón Machado Ventura, de miembros del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del Buró Político, intelectuales cubanos, familiares y amigos.

A Juan Carlos Rodríguez correspondió la selección, organización y narración de los textos, además de escoger las fotografías. Lo acompañó en la investigación Maira Marilyn Rodríguez. A juicio del investigador principal se trata de una obra que “va a enriquecer el acervo cultural patriótico de nuestra nación”.

Imagen: La Jiribilla

Fotografías, documentos facsimilares y fragmentos testimoniales de la propia Vilma o de personas cercanas a ella y al proceso revolucionario se recogen en el volumen, muchos de ellos pocas veces publicados. La narración intertextual enfatiza en la gráfica para describir los momentos históricos protagonizados por la fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

El rigor histórico del texto permite estar en contacto con la propia voz de Vilma Espín y recorrer su trayecto como revolucionaria. Para su compañera de estudios y de lucha, Asela de los Santos, el libro rinde tributo a “una excepcional mujer que dedicó su vida a luchar por la dignidad, la emancipación, la justicia y la igualdad”.

De los Santos evocó la época estudiantil en la Universidad de Oriente y la afición de su amiga por las ciencias, las artes y el deporte. Asimismo, destacó cómo el libro describe la secuencia de hechos que la hicieron insertarse a la lucha revolucionaria desde el mismo golpe de estado de Fulgencio Batista.

Imagen: La Jiribilla

Su participación en la lucha clandestina, la cercanía a Frank País y la posterior incorporación al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra, cuando fue inminente que sus acciones en la ciudad comprometían su vida, aparecen recogidos en este libro. “El imaginario santiaguero fue teniendo a Vilma como una heroína de la clandestinidad”, afirmó.

Además, se incluyen momentos de su vida personal, tanto el noviazgo y matrimonio con Raúl Castro como la relación con sus hijos y nietos.

Pasado 1959, Vilma se convirtió en artífice de la revolución dentro de la Revolución que supuso la inserción de las mujeres en el espacio público de la nueva sociedad. “Vilma poseía un alto nivel de cultura y refinamiento natural que le permitió enfocar todo desde formas culturales, así como sembrar ideas y enfrentar con firmeza prejuicios e incomprensiones”, indicó De los Santos. Fue defensora de la igualdad social y de género, la protección de la infancia y los derechos plenos de las mujeres. De esta lucha se hizo eco en las tribunas internacionales, donde amplificó lo alcanzado por la mitad femenina en Cuba y los desafíos restantes en el resto del orbe.

Este libro, a decir de la presentadora, permite acercarnos a una mujer “martiana, pletórica de cubanía y peleadora por el triunfo de la justicia”. Ratificó también la intención de que la obra “acompañe a las nuevas generaciones en la defensa inclaudicable de la independencia, la soberanía y la sagrada herencia de nuestra Revolución”.

Imagen: La Jiribilla

El historiador de la ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler, exaltó la participación histórica de Espín como continuadora de esa estirpe de mujeres adelantadas a su tiempo, al estilo de Ana Betancourt quien exigió frente a la primera asamblea constituyente de la República en Armas, en 1869, el derecho de las de su género a convertirse en ciudadanas de la futura nación independiente.

Vilma, una vida extraordinaria revela, a decir del intelectual, “una historia grande”, que es también la de la huella profunda que dejó esta mujer en la juventud, en el género y en la defensa de los valores de la sociedad cubana. Es un homenaje que debe ser leído con intensidad y humildad, expresó Leal. “Sintamos que en nuestra frente está marcado el deber de continuar, y mostremos esto a las nuevas generaciones, como era ella, de hablar fino y pausado, que nos enseñó que la Revolución no quiere élites, pero sí quiere vanguardias capaces, como ella, de amar el arte, la cultura, el refinamiento, la belleza”.

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato