Premio Nacional de Historia y Premios Nacionales de la Crítica Histórica

Para formar a mejores personas

Paula Companioni • La Habana, Cuba
Fotos: R. A. Hdez

El Premio Nacional de Historia, el más alto reconocimiento por la obra de toda la vida que reciben estos profesionales, fue entregado hoy al Doctor Horacio Díaz Pendás, en la Sala Nicolás Guillén, como parte de las actividades de la 22 Feria Internacional del Libro.

La ceremonia fue presidida por Rafael Bernal, Ministro de Cultura; Ana Elsa Velázquez, Ministra de Educación; Frei Betto, destacado intelectual y politólogo brasileño; Zuleica Romay, Presidenta del Instituto Cubano del Libro; y Roberto Pérez Rivero, Presidente de la Unión de Historiadores de Cuba.

Imagen: La Jiribilla

“A través de mi vida, dedicada a la educación, es cierto que he aprendido estudiando en libros, en documentos, en artículos, en los resultados de investigaciones, escuchando a especialistas; pero también he aprendido mucho del aula, de los estudiantes, de mis compañeros de trabajo, de visitar clases y dialogar con profesores —afirmó en su agradecimiento por el premio—. Ahora bien, si de pautas se trata, yo quiero que me permitan dedicar estas palabras como un homenaje, a los que sí las trazaron en mi formación, a mis maestros”.

Imagen: La Jiribilla

Sobre la trayectoria que ha hecho merecedor de este alto reconocimiento a Díaz Pendás, la investigadora de la Universidad de La Habana Elda Cento Gómez explicó que, desde que en 1965 y con 18 años entrara como profesor a una aula de Secundaria Básica, su labor fue tan fructífera que “en 1977 fue designado Metodólogo Nacional de Historia para la formación de personal pedagógico, cargo en el que permanece desde esa fecha”.

Imagen: La Jiribilla

Además, se entregó el Premio de la Crítica Histórica Ramiro Guerra en la categoría de Ensayo a la obra Historia Militar de Cuba. Segunda Parte (1599-1958), del equipo de investigaciones del Centro de Estudios Militares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, publicado por la Editorial Verde Olivo, que recibe este galardón por tercera ocasión.

En este certamen, que desde 1997 reconoce tanto los libros de ensayo como las biografías publicadas por las editoriales nacionales, el lauro de Biografía fue declarado desierto por el jurado, según anunció el Dr. Oscar Loyola Vega, vicepresidente del mismo.

Por su parte, la obra El coleccionismo en Matanzas. Del gabinete privado al museo público, de Urbano Martínez Carmenate se alzó con el Premio de la Crítica Histórica José Luciano Franco, pues según Ladislao Guerra Valiente, miembro del jurado, este texto “se adelanta de manera novedosa en un tema poco tratado por  la crítica nacional”. 

Desde 1997 la Unión Nacional de Historiadores de Cuba otorga su máximo reconocimiento a los profesionales miembros de ella que con su amplia y destacada  trayectoria hayan contribuido al cultivo de esta ciencia. En el año 2008, se otorgó de manera especial a Fidel Castro.

Imagen: La Jiribilla

Como tributo a Martí, el Premio Nacional de Historia 2013 concluyó que es preciso “inculcar ideas indirectamente, sin necesidad de proclamar; confiando en la inteligencia de los niños, de los jóvenes; en su capacidad de razonar, en un encuentro con hermosas maneras de decir que ponen a pensar y que motivan a hacerlo y que contribuyen, sin duda, a lo más importante: al mejoramiento humano por la vías de la cultura. ¿De qué nos serviría enseñar Historia si ello no contribuyera a formar mejores personas?”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato