Tenaz

Al pie del cañón

Joaquín Borges-Triana • La Habana, Cuba

Cuando alguien ha dedicado toda una vida a tratar de realizar un sueño, semejante actitud es sencillamente admirable. Ello es lo que sucede con el baterista Aramís Hernández, quien lleva ya más de 30 años en su apuesta por defender el derecho que él y cualquier otro cubano tiene de hacer rock. Porque lo conozco hace mucho tiempo y lo he visto imponerse a problemas de todo tipo, sin renunciar a su credo ideoestético, tengo que expresar que respeto con creces su tenacidad para ir contra viento y marea en aras de su utopía.

Tras salir de Zeus, banda de la cual Aramís fuese uno de sus fundadores, muchos pensaron que se daría por vencido y guardaría las baquetas para de aquí a algún tiempo, enseñárselas a sus nietos. Pero nada de eso. Ni corto ni perezoso, en un corto período de tiempo, Hernández reapareció en la escena de rock y de metal en Cuba con un nuevo proyecto, la agrupación denominada Tenaz, la cual ya ha registrado varias grabaciones. Su más reciente material lleva por título Al pie del cañón y como cualquier conocedor de nuestro contexto supondrá, se trata de una producción independiente.

Con una alineación en la que figuran, además del ya mencionado Aramís Hernández en la batería, el reconocido escritor Yoss como vocalista, los guitarristas Irving Díaz y Lesther Gorrín, así como Gabriel Berrayarza al bajo, en esta nueva grabación Tenaz sigue asumiendo como estilo interpretativo la línea del heavy rock, aunque por momentos incorporen algunos riffs guitarrísticos que mucho le deben al thrash metal.

Si me preguntasen cuál es el costado más débil de este trabajo, yo diría que el de la producción. Me explico. Hay aquí recogidas muy buenas ideas en varios de los cortes, pero lamentablemente contra ellas conspira la calidad técnica de la grabación, que en sentido general no resulta la más apropiada en el caso de las guitarras.

Lo anterior se siente, por ejemplo, en un tema como “Mar de sangre”, quizá el mejor corte del material, pero al que le falta garra sonora en el resultado tímbrico de la mancuerna de guitarras. En cuanto al desempeño de Yoss como vocalista, no soy de los que lo critican acremente y opino que, sin ser una voz de muchas posibilidades, cuando se mueve por los registros medios, su desempeño resulta aceptable. Otra cosa bien distinta sucede cuando intenta asumir líneas melódicas con notas altas o graves.

Aunque Al pie del cañón podría haber sido mucho mejor de haber contado con otro nivel de producción, es válido que en nuestra actual escena de rock y metal haya gente que apuesten aún por esta clase de sonoridades, que mucho le deben al heavy rock de la década de los 80 del pasado siglo. A fin de cuentas, para gustos se han hecho colores y todo no tiene por qué ser exclusivamente metal extremo, al margen del hecho cierto de que dicha variante sea la preferida del público nacional en la actualidad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato