Clásico Mundial de Béisbol

Brasil: un hueso nada fácil para Japón y Cuba

Tony Triana • La Habana, Cuba

Desde hace un mes, Victor Mesa, el carismático mentor del equipo Cuba, anunció a Ismel Jiménez como el lanzador que abriría frente a Brasil, en el primer juego  del Tercer Clásico Mundial de Béisbol.

Si ese aviso lo hubiera dado cualquier mentor un  lustro atrás, los  aficionados diríamos ¡ese mentor está loco! Pero en estos momentos  se imponía utilizar el mejor pitcher para abrir cuando el gigante sudamericano ha demostrado que puede jugar pelota, tanto como para ganarle a Panamá y Colombia en su fase eliminatoria, y meterle un susto a Japón.

Ismel no traicionó la confianza de Victor y aunque en dos oportunidades se metió en complicaciones, al final le colgó casi cinco ceros a los brasileños, para entregarle el juego a Freddy Asiel  Álvarez con dos carreras de ventaja empujadas por Guillermo Heredia y Alexei Bell.

Imagen: La Jiribilla
Erisbel Arruebarruena lució muy bien en el primer partido de Cuba en este Clásico Mundial

 

Los toleteros cubanos estuvieron amarrados hasta  la quinta entrada por un lanzador con experiencia en grandes ligas, el gigante Andre Rienzo. Luego se descongelaron los bates que en total produjeron cinco carreras.

Barry Larkin, ex torpedero en Las Grandes e integrante del salón de la fama, hizo un trillo hasta el home. Los especialistas aseguran que el destacado papel de Brasil en el clásico –sólo clasificar fue una proeza- se debe a la labor de Larkin que ha impuesto su forma de jugar y sus mañas.

Nuestros muchachos amarrados ante Rienzo, se vieron sueltos y con “el juego bonito”  que caracteriza a la mayor de Las Antillas, mientras los brasileños únicos en el futbol, no pudieron descifrar lo que sucedía en el diamante, bajo la batuta de un Mesa que sabe muy bien qué es la pelota.

De todas formas buen berrinche cogió el polémico mentor por un error de Pito Abreu y un pastball de Eriel Sanchez que le complicó la entrada a Freddy Asiel en el sexto inning. Dos carreras fue el costo de esas imprecisiones. El joven y seguro Raciel Iglesias tiró el resto de las entradas, con final a base de ponches.

Imagen: La Jiribilla
El joven y seguro Raciel Iglesias tiró el resto de las entradas, con final a base de ponches.

 

A propósito, veinte años atrás Frederich Cepeda  siendo un jovencito de unos trece  años y vistiendo ya el uniforme del  equipo Cuba, se enfrentó a un conjunto brasileño e hizo de las suyas, o sea batear bien.  Así fue en la séptima entrada, frente a los sureños, y aunque Victor movió el banco  no hubo carreras.

En la primera jornada del Clásico desarrollada en Asia, las gran sorpresa fue Holanda que blanqueó a Korea, cinco por cero; mientras  Japón le ganó a Brasil cinco por tres y Taipei fue superior a Australia cuatro por una.

Cuba debe enfrentarse este lunes a China, el equipo más débil,  al que le deben ganar. Entonces con dos victorias se enfrentarían a Japón, pero aunque clasificados buscarán la victoria para terminar primeros e ir al cruce con más posibilidades de seguir en la ruta hasta... ¿el final? Pienso que posibilidades existen, todo depende de cómo nuestros muchachos se entreguen cada vez que salgan al diamante.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato