Cuba frente a Japón:

Un triunfo en homenaje a Chávez

Tony Triana • La Habana, Cuba

Lo primero que dijo Víctor Mesa este miércoles, no fue que se había quitado la espina con Japón. El probado mentor envió un pésame a la familia de Hugo Chávez Frías y dedicó a los venezolanos la victoria de los peloteros de la Isla ante los asiáticos. Dijo que el equipo salió triste frente a los nipones, y lo mejor que podían hacer era ganar.

Aunque tanto Víctor como Koji Yamamoto, mánager del conjunto japonés, expresaron que jugarían con mesura porque se trataba de un partido de puro trámite, al final ambos rivales se enfrentaron como debe ser: discutiendo hasta el out  27.

Imagen: La Jiribilla

Todo parecía transcurrir bien para los nipones, cuando en el tercer inning el novato en esas lides, Yasmani Tomás le botó la pelota al reconocido lanzador Kenji Otonari. El estadio Fukuoka Yafuoku Dome fue testigo de la segunda carrera frente al veloz derecho Masahiro Tanaka: hit de José Miguel Fernández y doblete del cuarto bate Frederich Cepeda se combinaron para llegar al home.

Tanaka se recompuso y la tercera carrera cubana en el sexto inning fue a la cuenta de Hirokazu Sawamura, por medio de doblete de Fernández y sencillo de José Dariel Abreu. En el  final de la octava entrada Alfredo Despaigne con descomunal jonrón empujó  a Alexei Bell (corría por  Cepeda), y a Abreu para poner el marcador seis a cero.

Hasta entonces, por Cuba habían lanzado, colgando cero tras cero, Wilber Pérez,  Yander Guevara y Norberto González. Víctor le entregó la bola a Raisel Iglesias, con una espectacular actuación hace tres días, pero entró mal: luego de un out concedió dos bases, le siguió Darién Nuñez que también tiró cuatro malas… El mentor no esperó más, y trajo a Vladimir García que hasta cierto punto sofocó la rebelión nipona y los dejó en tres carreras.

Más que por ocupar el primer lugar de su grupo (se enfrentarán al  impredecible hueso de Holanda), lo más importante del triunfo antillano  es que, después de repetidas derrotas frente a Japón, no solo le batearon, sino que hicieron excelentes jugadas —como la de Erisbel Arruebarruena—  en la novena entrada que demostraron lo bien que están los novísimos al bate y a la defensa.

Hasta ahora se ve a un equipo con deseos de jugar a la pelota; mucho más seguro en cada partido que desarrollan y un mentor que sigue juagando en su pedacito todas las bases, hasta pichea y por supuesto fildea como en sus gloriosos tiempos de jardín central. Cada pelotero entrevistado habla “del profe” Víctor, lo que les enseña, lo que les exige y regaña como deber ser un líder de un equipo, no de una constelación de estrellas.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

</