Murió el productor de cine cubano Camilo Vives

La Jiribilla • La Habana, Cuba

En la tarde del lunes 11 de marzo, falleció el productor cubano Camilo Vives. Al decir del crítico de cine Juan Antonio García Borrero: “Las contribuciones de Camilo Vives hubiesen sido impagables, toda vez que ha tenido que ver con el nacimiento de no pocos hitos de nuestro cine, y en particular de ese ICAIC al cual ingresó en 1961”.

Imagen: La Jiribilla

Camilo participó en importantes proyectos del cine cubanos entre los que se cuentan, Lucía, de Humberto Solás; Una pelea cubana contra los demonios y La última cena, de Tomás Gutiérrez Alea; La inútil muerte de mi socio Manolo, de Julio García Espinosa; Derecho de asilo, de Octavio Cortázar; Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío; Guantanamera, Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío; Amor vertical, de Arturo Sotto; Kleines Tropicana, de Daniel Díaz Torres; La vida es silbar, de Fernando Pérez; Un paraíso bajo las estrellas, de Gerardo Chijona; Nada, de Juan Carlos Cremata; Miel para Oshun, de Humberto Solás; Más vampiros en La Habana, de Juan Padrón; Suite Habana, de Fernando Pérez; Tres veces dos, de Pavel Giroud, Lester Hamlet y Esteban Insausti; Barrio Cuba, de Humberto Solás; Habana Blues, de Benito Zambrano; El Benny, de Jorge Luis Sánchez; Páginas del diario de Mauricio, de Manuel Pérez;  La edad de la peseta, de Pavel Giroud; Madrigal, de Fernando Pérez;  Lisanka, de Daniel Díaz Torres y Boleto al paraíso, de Gerardo Chijona.

Imagen: La Jiribilla

Nombrado en 1974 director de los Estudios de Producción del ICAIC, Camilo fue desde el año 2001 director de la Productora Internacional ICAIC. Profesor Titular del Instituto Superior de Arte, miembro del Internacional Quorum of Films and Video Producers, y en el momento de su fallecimiento se desempeñaba como presidente de la Junta Directiva de la Federación Iberoamericana de Productores de Cine y Audiovisuales (FIPCA).

En 1984 recibió el Premio Caracol de producción de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Para García Borrero, Camilo Vives es “un nombre imprescindible en el desarrollo del cine cubano, y, paradójicamente, uno de los menos mencionados a la hora de evaluar lo que ha sido la génesis y evolución del audiovisual de los últimos 40 años en el país”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato