Nuestro mejor homenaje

Elier Ramírez • La Habana, Cuba

Me resistía a creer la noticia. Aún hoy me resisto. Incluso antes, mi optimismo con su recuperación definitiva era infalible. Y es que se hace muy difícil aceptar la pérdida física de un ser tan henchido de vida como Hugo Rafael Chávez Frías; mas consuela el hecho de saber que solo se nos ha ido físicamente, pues sus ideas y su legado permanecen con nosotros hoy con más fuerzas que nunca. Su ejemplo se agiganta y multiplica. Su canto de libertad nos sigue movilizando. Las semillas que sembró empiezan a germinar aceleradamente. Solo basta ver la actitud y la madurez de pensamiento de Nicolás Maduro, Elías Jaua, Diosdado Cabello y otros líderes bolivarianos. Y es que Chávez —junto con Fidel— hizo añicos la teoría del fin de la Historia de Fukuyama. Chávez despertó a los oprimidos de su letargo de casi doscientos años, portando las banderas del libertador Simón Bolívar. Cuba se había quedado prácticamente sola en su lucha frente al imperio, pero Chávez cambió para siempre, y en muy pocos años, el mapa político de América Latina y el mundo. El imperio parece el aislado ahora. La ALBA; la UNASUR; PETROCARIBE; TeleSUR; BANCO DEL SUR; la CELAC; cuántos logros en tan pocos años debemos en gran medida a este hombre que, en Mar del Plata, año 2005, junto con el presidente argentino Néstor Kirchner, mandó al ALCA al carajo. Bolívar estaría indudablemente sorprendido y admirado de tantas proezas.

Cuánto amor desprendía este hombre. Cuánta naturalidad y sencillez en su personalidad. Por eso se lloró en el mundo entero al conocerse su fallecimiento y tantos presidentes, especialmente sus hermanos latinoamericanos y caribeños, expresaron su dolor y fueron a verle personalmente por última vez en su féretro. Amor con amor se paga.

Recuerdo aún la primera vez que lo escuché hablar en la televisión cubana en los años 90, me parecía lo más increíble desde el punto de vista histórico y político que había visto en los últimos años. Y es que estábamos acostumbrados a ver a los presidentes de la región plegados al Norte.

He sentido mucho dolor con la muerte de ese gigante latinoamericano, de ese Bolívar de nuestro tiempo. Es imposible que no broten en estos días lágrimas de nuestros ojos al escuchar su voz cantando el himno nacional de Venezuela; viendo sus imágenes de amor; oyendo nuevamente sus brillantes discursos; escuchando a Maduro y a otros de sus compañeros expresar palabras tan hermosas y contar anécdotas estremecedoras; pero el dolor jamás se convertirá en amargura, en pesimismo, en desmovilización. No habrá parálisis ni vacío. Nuestros enemigos no tendrán ese gusto. Por Chávez seremos ahora más alegres, más optimistas, más comprometidos con sus ideas y su lucha. Ese será siempre nuestro mejor homenaje.

Comentarios

Hola Elier : Hermoso artículo. Como venezolano me siento orgulloso de que este pedazo de la Patria Grande a la cual pertenezco , haya parido un hombre de la estatura del Comandante Chavez. Nuestro pueblo venezolano y muchos pueblos del mundo lloran su partida física. Al igual que tú creo que en honor a él debemos ser ahora mas alegres , más optimistas y más comprometidos con sus ideas y su lucha. Un abrazo chavista , bolivariano y martiano al pueblo cubano !!!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato