Yo también soy una chavista pro Maduro

Paquita Armas Fonseca • La Habana, Cuba
Imagen: La Jiribilla
Foto: TeleSUR

Caminar, trabajar, vivir al lado de alguien que irradia un aura especial, determina en que esa persona solo reciba la luz que emana del otro. Quizá eso nos ha sucedido a todos con Nicolás Maduro, el hombre que nos ha sorprendido como orador y polemista brillante.

Con 1.90 metros de estatura, corpulento, atractivo, Maduro siempre estaba —ESTÁ— al lado de Hugo Chávez, uno de esos hombres que nacen cada cien años, con un carisma extraordinario, valiente, y hasta cantante por momentos. Todos los que rodeaban al líder venezolano eran colaboradores, no porque Chávez lo quisiera así, sino porque con su presencia lo demás desaparecía —menos cuando conversaba, reía o jugaba con Fidel Castro, otro latinoamericano de los que se dan de centuria en centuria, padre formador del llanero venezolano.

De ahí que, incluso, conocedores cercanos de Maduro que lo califican como un hombre sencillo, chistoso, alegre, dicharachero, también se hayan impresionado favorablemente ante el verbo, no solo bien utilizado, sino impecablemente expresado por quien, con el aval de Chávez, aspira a ser electo presidente de Venezuela el próximo 14 de abril.

Rockero en su adolescencia, chofer por muchos años, dirigente sindical, con solo 47 años en la actualidad, Maduro ha realizado piezas de oratoria tanto en discursos escritos como improvisados. Con la entereza propia de los seres humanos leales, ha dejado que sus lágrimas corran al hablar de su guía, líder y padre, como califica a Chávez.

Imagen: La JiribillaFoto: TeleSUR

La derecha venezolana e internacional no cesa de criticar al ex chofer del Metro de Caracas, integrante de la juventud socialista; e intentan denigrarlo por su procedencia obrera y su nivel cultural.

Su adversario, Henrique Capriles, quien tanto difamó —y difama— a Chávez, ahora apunta sus mentiras al dirigente sindical. Por ejemplo, porque Maduro dijo que estaba casado y le gustaban las mujeres, el otro enseguida lo acusó de homofóbico. Me encantó la respuesta del candidato chavista: “Si yo fuera homosexual, lo asumiría con orgullo a los cuatro vientos y amaría a quien me toque amar con el corazón; sin problema, porque el peor homofóbico es el que siendo, discrimina a los propios suyos”. Hay que ser valiente y honesto para, en un país y continente machistas, realizar una declaración de este tipo.

Maduro tiene el apoyo popular que, con ingenio, ha robado consignas a la oposición. Capriles, durante la campaña frente a Chávez, desfiló en lo que llamó “el autobús del progreso”. Ahora, el pueblo grita que “ese autobús ya tiene chofer”, aludiendo al oficio que con orgullo proclama el candidato de la mayoría venezolana.

Una de las consignas que más se repite es “Chávez vive, la lucha sigue”, porque para Venezuela y Latinoamérica la obra e ideas del mandatario venezolano trascienden el tiempo biológico de quien las engendró: hoy, son un programa de futuro.

En ese programa, Chávez vislumbró que quien podía sucederlo en la presidencia era Maduro. El 8 de diciembre de 2012, enfermo de gravedad,  en su mensaje al pueblo dijo: “Si se presentara alguna circunstancia que me inhabilite para continuar al frente de la presidencia, Maduro debe concluir. Mi opinión firme, absoluta, total […], irrevocable es que, en ese escenario, ustedes elijan a Nicolás Maduro como nuevo presidente de Venezuela”.El orgulloso chofer aceptó el reto y busca gobernar con todos, en perenne unidad porque, como él mismo dice, “todos somos Chávez”.

Por eso, disfruto particularmente de la consigna “Soy un chavista Maduro” y espero que en las urnas quede expresada de forma contundente la voluntad de Chávez, quien una vez más tuvo una luz larga para ver en Nicolás, su hijo político, una lealtad más allá de la muerte.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato