Palabras en el homenaje de artistas e intelectuales cubanos
al Comandante Hugo Chávez en Caracas

Comandante Hugo, no te dejaremos ir

Miguel Barnet • Venezuela

Presidente encargado Nicolás Maduro:

Familiares del Comandante Hugo Chávez, Doña Elena,  Don Hugo de los Reyes:

Querido Adán, demás hermanos, hijos y nietos:

Venezolanas y venezolanos:

Traigo de Cuba el sentimiento más profundo y sensible de condolencia por la muerte del Comandante Hugo Chávez. Este sentimiento que compartimos todos los cubanos y latinoamericanos en general, así como otros pueblos conscientes del planeta es, a su vez, el de los artistas y escritores cubanos que me honro en representar y muy en especial de la delegación que me acompaña de músicos e intelectuales notables de Cuba.

Nuestra eximia bailarina Alicia Alonso, quien no pudo llegar a esta tierra bolivariana por razones de salud, me indicó que les expresara también sus condolencias; ella, que a sus 92 años sabe de luchas y victorias, sintió como todo el pueblo venezolano que ese luto era de combate y esperanza.

Imagen: La Jiribilla
Miguel Barnet, junto al músico cubano Leo Brouwer
 

Como dijo nuestro Apóstol y Héroe Nacional José Martí, heredero de las ideas bolivarianas: “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”. Pareciera que el Apóstol de Cuba se estaba refiriendo a esa estirpe de hombres y mujeres inderrotables que solo saben ver el futuro. Cada soldado muerto, dijo también, es una raíz, y escribió esto refiriéndose a los mambises de nuestras guerras de independencia. Cabe decir que esta idea puede aplicarse al Comandante Hugo Chávez, a quien hoy con humildad y respeto honramos todos los cubanos. Sólo que la estatura de este soldado bolivariano de raíz fructificó en árbol, en árbol frondoso, que ya ha producido los más hermosos y nobles frutos.

Ahí están sus proyectos vindicadores de barrios y comunidades históricamente preteridas. Ahí se muestran los logros de la alfabetización, la salud pública, la Gran Misión Vivienda Venezuela, la Misión Barrio Adentro, Misión Cultura, Hijos de Venezuela y el ideario más genuino y justo que Presidente alguno de este país haya hecho o haya llevado a la práctica. Las lágrimas derramadas por los pueblos, y muy particularmente por este de Venezuela ante la desaparición física de su Comandante Presidente, son lágrimas del corazón, nada falsas; no son tampoco posturas ficticias, son expresiones del sentimiento popular demostrado en estos días.

A partir de este momento de dolor, expresó Nicolás Maduro, está prohibido llorarlo como no sea con un llanto que fertilice su vida plena de pasión por Venezuela y por toda la América, nuestra América.

Querido Comandante: supiste hallar en ese ideario tuyo los paralelos entre El Libertador de América y el poeta revolucionario cubano que en 1895 cayó en combate en Dos Ríos. Por eso, cuando conociste a Fidel y se abrazaron en aquella histórica ocasión en que ofreciste una conferencia magistral en la Casa de Bolívar en La Habana Vieja, los que estábamos allí auguramos que esa unión iba a ser permanente e indisoluble.

Reconociste en Fidel a un padre y él te quiso y te querrá siempre como a un hijo. Aquel día, en un haz de luz destellaron muchos proyectos que hoy son parte de la esperanza de un continente, entre ellos el del ALBA

Y esos sueños seguirán vivos en las acciones de hombres como Nicolás Maduro y tantos otros que en la medida que tú crezcas en la memoria histórica de América crecerán porque salieron de lo más puro y transparente de tu alma.

Venezuela podrá contar siempre con Cuba. Y Cuba, lo afirmamos, cerrará filas apretadas con Venezuela. Pablo Neruda dijo que cada 100 años nacía un Bolívar; ni exageró, si se equivocó porque tuvo la iluminada intuición del poeta. Un Bolívar, un José Martí, nace cada vez que un pueblo los necesita, y tú acudiste a tiempo a este pueblo.

Por eso, Comandante Hugo, no te dejaremos ir. Estarás aquí con nosotros, junto a Fidel y Raúl en espíritu y acciones multiplicadas por las generaciones que tú sembraste para crear una Venezuela soberana, digna y libre de todas las ataduras imperiales; porque en el único imperio que creíste fue en el de la justicia y la verdad, el que reclaman los pobres de la tierra.

Descansa en paz junto al Libertador y vigila nuestros pasos sin compasión para que desde el cielo nadie nos mire con desdén sino que vean tu obra cumpliéndose cada día en nuestros actos.

Dios bendiga la memoria de Hugo Rafael Chávez Frías.

Palabras pronunciadas por Miguel Barnet, Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en el homenaje que rindieran artistas e intelectuales cubanos al Comandante Hugo Chávez Frías. Caracas, 14 de marzo de 2013.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato