Resistenzia

Guerra avisada

Joaquín Borges-Triana • La Habana, Cuba

Una de las variantes metaleras que en la escena cubana cuenta con un mayor número de seguidores y de bandas practicantes resulta, sin discusión alguna, la del metalcore. Entre los cultores locales de esta tendencia se incluyen los villaclareños del grupo denominado Resistenzia. En semanas recientes he podido acceder a su última producción, el álbum titulado Guerra avisada, un material integrado por ocho cortes.

En la actualidad, la banda está conformada por el bajista Delvis Díaz, Lianna Teruel a la guitarra, Marta M. Acuña como responsable de los teclados, el baterista Rasiel Morales, Maykel Llanes como guitarra líder y Amaury Trimiño en las funciones de vocalista. La historia de esta agrupación se remonta a 2007, cuando se fundan en la región central del país. En el periodo transcurrido de entonces a acá, habían editado de forma independiente el demo denominado Territorio libre, por lo que Guerra avisada —álbum que vio la luz en 2012— es su ópera prima.

En el CD se registran ocho temas, pertenecientes todos a la autoría de los integrantes del ensamble. El fonograma abre con “Devaluada”, un tema que se había conocido en una anterior versión incluida en el Sampler 4, editado por el portal Cuba-Metal. En el actual arreglo, los teclados asumen un rol protagónico dentro de la orquestación. Otras piezas que figuran en la grabación son “No hay horizontes”; “Simple proletario” —de seguro una de las más llamativas en virtud de sus cambios de ritmo y el, breve pero logrado, solo guitarrístico a cargo de Maykel Llanes—; “Parte de la sociedad”; “Paraíso sin derecho”, de brillante ejecución por parte de los teclados; “Más vivo que nunca”, poseedora de cierto aire retro; “Reflejados”, típica muestra del metalcore; y finalmente, “Sin causa”, dentro de los parámetros abordados de manera predominante por la banda a lo largo de la grabación.

En cuanto a los textos, los mismos se inscriben en la tendencia de los músicos que con sus letras persiguen funcionar como un correlato de lo que acontece en nuestra sociedad, por lo que lo social tiene en este repertorio un rol protagónico.

Grabado en el Timba Records por el ingeniero de sonido Elvis Jiménez y con diseño de portada de Delvis Díaz, también bajista de la agrupación, este es un disco al que le faltó un poco más de variedad en su propuesta sonora, algo que quizá hubiese podido solucionarse con otro ordenamiento dramatúrgico de los cortes. Pese a tal señalamiento, el álbum tiene el mérito indiscutible de acercarnos a lo que hoy sucede en materia de rock y metal en otras zonas del país, más allá de los estrechos límites habaneros, donde estos grupos de provincia suelen actuar con muy escasa frecuencia.

Comentarios

Este grupo me encanta, Gracias Juaquín por la promoción

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato