El Art Deco habanero en maquetas
y dibujos

Gabriela G. Azcuy • La Habana, Cuba

En el ámbito del 12 Congreso Internacional del Art Deco, que se celebró por estos días en La Habana, se inauguró la Exposición de maquetas y dibujos realizados por estudiantes de la Facultad de Arquitectura del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (ISPJAE), en la sala Che Guevara de Casa de las Américas.

Imagen: La Jiribilla

El Deco, estilo arquitectónico que impactó la visualidad de las más avanzadas ciudades entre las décadas del 20 y del 30, se introdujo en la Isla por motivación e interés de la elite cubana. La aspiración residía en encauzarse a las corrientes modernas que proponían un nuevo lenguaje, sinónimo de triunfo: “la imaginería Art Deco ilustraba el lugar del hombre en el cosmos y su seguro control de las máquinas que había de desembocar en el amanecer de una nueva era”.1

Sin embargo, la intención primera de la pudiente burguesía cubana, no fue potenciar el estilo desde la construcción de grandes mansiones residenciales, sino desde la edificación de inmuebles de carácter público. De este modo, cines, teatros, hospitales, hoteles, edificios de apartamentos y oficinas asumieron la nueva estética, como se observa en las 18 maquetas expuestas, piezas que en algunos casos poseen un acabado realmente encomiable, y en otros manifiestan menos rigor.

Espacios como el Cine-Teatro Fausto y el Arenal, o el Edificio América (inmueble multifuncional); centros médicos como Maternidad Obrera o el Hospital Infantil de la Avenida de los Presidentes; inmuebles de negocios como el emblemático Edificio Bacardí, la Perfumería Sarrá y la librería La Moderna Poesía. Espacios de otro corte, tales como la antigua sede del periódico El País, la Biblioteca de la Universidad de La Habana y Casa de las Américas; así como residencias y edificios de apartamentos —casa Coroalles, casa López Chávez, casa Kalmanovitz, casa Pividal, casa Argüelles, y el Edificio López-Serrano— son algunas de las maquetas expuestas.

Imagen: La Jiribilla

Estas reproducciones a pequeña escala permiten distinguir la imaginería típica de las decoraciones del estilo, marcadas por el predominio de lo geométrico: saetas, zig zag, escalonamientos, círculos, espirales, recuadros repetidos, motivos naturalistas, como las flores estilizadas, los soles de líneas radiales, entre otros. Y los distintos materiales utilizados en su confección, a veces más lujosos, como el mármol, el granito y hasta el aluminio, otros menos costosos, como el yeso, la madera o el mosaico.

Terminado para el año 1930, el edificio hoy nombrado Emilio Bacardí se erigió entre los más lujosos de su época. En la obra de los arquitectos Rafael Fernández Ruenes y Esteban Rodríguez Castells se reconoce la influencia del Deco europeo. La coincidencia de los vanos en altura y la rigidez de las pilastras acentúan el sentido de verticalidad que muestra la fachada del edificio. Está formado por 12 plantas y su estructura exterior es un cuerpo central que culmina en una torre de tejas policromadas y paneles decorativos. Sobresalen bajo el balcón de la torre dos paneles de mosaicos con figuras femeninas que sostienen cuernos de la abundancia, símbolos del éxito y el triunfo. Y como cúspide de la edificación, la típica estructura escalonada del Deco donde descansa el famoso símbolo de la empresa Bacardí, el murciélago. Características todas que el estudiante Víctor Pancorbo supo reproducir con su maqueta, en la que utilizó el color para distinguir los distintos materiales utilizados en la fachada: terracota, ladrillos prensados y granito natural. 

Imagen: La Jiribilla

En otro edificio como el América (1941), de los arquitectos Fernando Martínez Campos y Pascual de Rojas, distingue la matriz modélica del Deco norteamericano. Este cine-teatro también conocido como Rodríguez Vázquez, se construyó como parte de un complejo arquitectónico que incluía tiendas y apartamentos. Con el transcurso del tiempo, varios de sus espacios han sufrido cambios en cuanto a su función y reestructuración interior. Pero la fachada de todo el conjunto presenta aún su pautada homogeneidad.

El exterior presenta una estructura pura y geométrica de tipo rectangular. Aunque hay un predominio de la verticalidad, existe cierto equilibrio, otorgado por la línea horizontal del soportal. Su fachada presenta una atractiva síntesis decorativa; en las cinco torres que culminan con remate escalonado, se reiteran las bandas limpias verticales en alternancia con paños deprimidos que presentan ventanas reiteradas en altura. Igualmente, el llamado “movimiento de masas en distintos planos” está dado por los cuatro bloques truncos que llegan solamente a la media del edificio en alternancia con las torres ya mencionadas. Igualmente, se ha mantenido desde su fundación la aplicación de colores claros para las bandas, en pos de mantener el ritmo de la edificación, característica que supo reproducir con mucho detalle el estudiante Javier Hernández.

Sin embargo, los dibujos que acompañan a las maquetas son, en muchos casos, las imágenes de las propias edificaciones modeladas o estructuras interiores, como las escaleras. El Deco no fue solamente un estilo arquitectónico, sino un estilo que se aplicó a la gráfica, a la moda y al diseño industrial de todo tipo: mobiliario, cristalería, adornos... La riqueza Deco al interior de los espacios representados es extraordinaria, quizá, esta debió ser la propuesta de la sección dibujística, para brindar una mirada más abarcadora de la expresión y sus características.

Imagen: La Jiribilla

Algunos estudiosos afirman que el estilo Art Deco en Cuba perdió protagonismo, por ser un momento de transición entre eclecticismo y racionalismo. Sin embargo, resulta imborrable el cuantioso patrimonio Deco con que cuenta la arquitectura de la Isla, edificaciones que en su construcción respondieron a conceptos e intenciones decorativas autónomas.



Nota:
 
1. Weber, Eva: Art Decó, Editora Lisba,Madrid, 1993. p. 9.

 

Comentarios

lindo

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato