Coraje

Enrique Ubieta Gómez • La Habana, Cuba

Una joven que finaliza la carrera de Estudios Socioculturales me entrevistaba recientemente para su tesis de grado sobre la escritura “transgresora” en la Cuba de hoy. Su pregunta, referida más al contenido que a la forma —su indagación era sobre la ensayística contemporánea—, me ha perseguido por días, como suele sucederme. Con ella al hombro asistí a la presentación de un libro de Frei Betto. Aunque hemos coincidido en varias ocasiones, en Cuba y en el extranjero, no creo que me reconociera, aturdido entre tantos reclamantes de autógrafos. Escribió una sola palabra en la primera página de mi ejemplar, dirigida a todos los cubanos, pero llena de sentido para mí: “¡Coraje!” Eso nos pedía a los cubanos el revolucionario Frei Betto.

¿Cómo interpretar su exhortación, desde el oficio (o la militancia) de la palabra?, ¿podría acaso enlazarla al gesto transgresor del acto creativo?, ¿era eso lo que pedía Frei Betto?, ¿o se refería al coraje que necesitamos para vivir la cotidiana transgresión de un país que se refunda? No solemos nombrarnos, y las definiciones grandilocuentes nos parecen ajenas. Pero no debiéramos olvidar que la transgresión y la valentía son inherentes a una Revolución, que estamos en un barco que vence tempestades sin arriar velas, ni