Ruptura de viejos cánones:
los carteles del ICAIC y el Art Deco

Alejandro Madorrán • La Habana, Cuba
Jueves, 28 de Marzo y 2013 (4:06 pm)

La sala de exposición de carteles del Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográfica (ICAIC), Saúl Yelín, en la sede del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, fue visitada por los asistentes al 12 Congreso Mundial de Art Deco, como parte de las actividades colaterales del evento.

Sin mantener relación directa con el estilo Art Deco, los carteles del ICAIC, conservados por Alfredo Guevara, presidente del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, representaron una revolución dentro del diseño gráfico de la cartelística cinematográfica cubana y constituyen hoy valiosos documentos de una importante época, comentó Dominica Ojeda Diez, directora adjunta de exposiciones.

Imagen: La Jiribilla

Con la creación, en 1959, del ICAIC, en el Departamento de Publicidad, dirigido por Saul Yelín, se reunieron un grupo de diseñadores integrados por profesionales con experiencia en el campo como Rafael Morante y Eduardo Muñoz Bachs y jóvenes iniciados en el oficio como Antonio Fernández Reboiro, René Azcuy y Ñiko. El trabajo de ese grupo marcó una ruptura con la tendencia de la cartelística cubana influenciada por la industria norteamericana, que perseguía ante todo objetivos comerciales.

La Revolución cubana inició en la década del 60 un proceso de transformación cultural en todo el país. Con la realización de trascendentes cintas, los carteles, considerados de arte menor comenzaron a despuntar como una de las principales vanguardias de las artes plásticas. La libertad artística como genuina expresión cultural representó la superación de los viejos cánones de la publicidad.

En la sala Yelín se exhiben carteles realizados en la década del 60, 70 y 80, tanto de filmes cubanos como foráneos, así como ilustraciones de cintas anteriores a la creación del ICAIC.

Además de apreciar la exposición de los carteles, los visitantes del Congreso de Art Deco, encontraron en la arquitectura de la suntuosa residencia del Vedado, sede de los Festivales, rasgos propios de ese estilo francés, como la escalera en espiral, que conecta el primer piso con el segundo, expresó Dominica.  

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato