Volver sobre el videodanza: Compilación y recuento

Andrés D. Abreu • La Habana, Cuba

El tiempo no suele pasar sobre y entre las cosas, sin dejar su rastro. Así también ha sucedido con este Festival que comenzó proyectando en La Habana el videodanza internacional, entre esa algarabía de bailes vivos que por las calles, parques y plazas de la Habana Vieja impulsa el danzar callejero que, cada año, organiza la compañía Danza Teatro Retazos.

Tiempo después, el encuentro de videodanza fue estructurando un cuerpo propio con nombre y lugares más particulares, generando con su andar nuevas obras y creciendo en su natural empeño de agrandar las posibilidades de ver y hacer videodanza en Cuba, aunque siempre bajo la tutela de la misma compañía que le permitió nacer y le sigue asistiendo en su existir.

Tras siete ediciones, la actual cita se hizo sentir como el cierre de un ciclo de vida del Festival Internacional de Videodanza DV DANZA HABANA. Movimiento y Ciudad; y mientras ese círculo evolutivo implica un retorno, igual exige una diferencia, una demostración de haber utilizado la entropía acumulada.

Imagen: La Jiribilla

 

Por eso, la octava edición de DV DANZA HABANA Movimiento y Ciudad tuvo entre sus peculiaridades el mirarse a sí mismo como suceso, en una sugerente retrospectiva que acoge la novedosa galería de la Sala de la Diversidad; el generar desde sí mismo acciones de danza y tecnología en vivo para el espacio exterior de la sede de Danza Teatro Retazos (jardín); el convocar, a partir de sí, a un Premio de Creación en Tecnologíasquedanzan; y el dejar para mejor constancia de su insistencia una selección compilada que, bajo su propio nombre, se propondrá a otros eventos análogos abiertos a la danza y al video.

Aparece, por tanto, a partir de esta ocasión, la compilación curada DV DANZA HABANA como un grupo de obras escogidas para refrendar el más atinado compromiso entre lo aportado por los realizadores del mundo que cada año envían sus creaciones y los principios que alienta en sus perspectivas este Festival.

Imagen: La Jiribilla

Buscamos volver sobre el videodanza y, a su vez, mover la mirada con mayor rigor a esta forma híbrida de hacer la danza y el audiovisual desde pertinentes puntos de observación, como pueden ser la experimentación y la ingeniosidad para concebir tanto la performatividad del cuerpo-objeto danzante como la organicidad de lo coreográfico, la expresividad de los emplazamientos escénico-fotográficos y las narrativas interlenguajes desarrolladas, el sentido rítmico y aglutinador del montaje y la aplicación eficiente de las posibilidades tecnológicas de los actuales medios de registro y de producción de la imagen en movimiento.

Esperamos que sea ese carácter compilatorio la punta del iceberg de esta edición del Festival y, a su vez, un posible enlace con el futuro que deberá proyectar DV DANZA HABANA. Movimiento y Ciudad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato